Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Los sindicatos convocan una huelga general el 17 de noviembre en la sanidad canaria

CESM, Satse, CCOO y UGT denuncian el despido de 1.300 profesionales

Martes, 25 de octubre de 2011, a las 16:53

Carlos Díaz (CESM) y José A. Tapia (CCOO).

Redacción. Tenerife
Los sindicatos CESM, Satse, CCOO y UGT han anunciado la convocatoria de una huelga general de 24 horas en la sanidad pública canaria para el 17 de noviembre en contra de los recortes presupuestarios en personal previstos para 2012, que supondrán el despido de 1.300 profesionales, según sus cálculos.

De acuerdo con los sindicatos, la subida del 2,1 por ciento en el presupuesto sanitario de 2012 anunciada por el Gobierno de Canarias esconde un recorte de 32,5 millones de euros en personal que supondrá el despido de 1.300 empleados y la disminución efectiva del 8 por ciento en el salario de los que sigan en activo, lo que se realiza mediante el aumento del tiempo de trabajo de 35 a 37,5 horas semanales.

Los representantes de los sindicatos han afirmado que estas medidas las pagarán los ciudadanos con más tiempo en las listas de espera, en las pruebas diagnósticas y en las consultas de atención primaria, con lo cual el Gobierno de Canarias pretende favorecer a la sanidad privada.

José Alonso Tapia, de CCOO, ha explicado que la ampliación de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales supone 19 días laborables más al año, lo que se traduce de hecho una rebaja salarial del 8 por ciento.

En el conjunto de la sanidad, se trabajarán 475.000 jornadas más, lo que permitirá a la Consejería prescindir de 1.300 sustitutos y eventuales, que “se van a la calle cuando la sanidad canaria ya está saturada” y se sitúa en el último lugar entre las comunidades autónomas, ha denunciado.

Para Carlos Díaz, del sindicato médico CESM, esto es “la privatización pura y dura”, “el copago llevado a la práctica”, porque al saturar los servicios públicos se pretende que los ciudadanos acaben pagándose un seguro privado. Detrás de esto no está la consejera de Sanidad, que no decide nada, sino el Gobierno de Canarias en su conjunto (CC-PSOE), que pretende favorecer a la sanidad privada, tal como le están pidiendo los empresarios, denunciaron los sindicalistas.

Por ello, se requiere “una respuesta contundente y rápida”, dijo el representante de CCOO, quien ha denunciado que la anulación de todos los acuerdos firmados con los trabajadores supone su indefensión y sino un retroceso de veinte años.

La “respuesta rápida y contundente” consiste esencialmente en una huelga de 24 horas en toda la sanidad pública canaria para el 17 de noviembre, acompañada de manifestaciones al menos en las dos capitales autonómicas, así como concentraciones semanales los jueves hasta que llegue esa fecha.

Los sindicalistas reconocieron que hay crisis y que los ajustes y las pérdidas de ingresos pueden ser necesarios, pero quieren ser escuchados y evitar que se imponga una “reducción brutal del empleo” que repercutirá en la prestación sanitaria pública, “pilar básico del estado de bienestar”.