Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:15

Los sindicatos condicionan la negociación de las condiciones del SUAP a la subida de sueldo

La equiparación salarial supondría un coste anual cifrado en unos 2 millones de euros

Miércoles, 29 de octubre de 2014, a las 18:21
Redacción. Santander
La mayoría de los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Personal de Instituciones Sanitarias ha renunciado a negociar la mejora de las condiciones laborales del personal de SUAP y 061, al condicionar cualquier posibilidad de acuerdo a una subida salarial.

Sáenz de Buruaga.

La Consejería de Sanidad y Servicios Sociales ha trasladado a  los sindicatos UGT, CCOO, CSIF, ATI y SATSE una propuesta de mejora de las condiciones de trabajo de la plantilla, que incluye la revisión de la jornada y del sistema de guardias y mejoras en la formación.

Esta propuesta responde al compromiso que la vicepresidenta y consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, adquirió hace dos semanas con las organizaciones sindicales para negociar mejoras en las condiciones laborales y organizativas de la plantilla, siempre que no impliquen un incremento retributivo que, en este momento, el presupuesto de los cántabros no pueden soportar, señala el ejecutivo en nota de prensa.

La equiparación salarial que reclaman los sindicatos para el personal del SUAP y el 061 supondría un coste anual que el Servicio Cántabro de Salud ha cifrado en unos 2 millones de euros.

No obstante, la consejera ha mantenido que el hecho de que en este momento no se pueda afrontar una mejora de ese calado no significa, en ningún caso, que para la administración sea una reivindicación menor y se dé por saldada la deuda. De hecho, la intención del Gobierno de Cantabria es abordarla tan pronto como sea jurídicamente posible y la situación económica lo permita.

Sin embargo, los mismos sindicatos que la semana pasada habían aceptado la propuesta de la administración han condicionado hoy cualquier acuerdo a un incremento salarial, con lo que han renunciado a negociar la mejora en las condiciones de trabajo y organizativas propuesta por el Gobierno.