Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Los seguros de salud ahorran 900 millones a la sanidad pública andaluza

El 17,5 por ciento de la población (1,5 millones de personas) cuenta con seguro privado

Miércoles, 23 de octubre de 2013, a las 13:04

Redacción. Cádiz
“Los sistemas sanitarios público y privado son complementarios y deben integrarse con un fin: que los pacientes vean cubiertas sus necesidades”. De esta manera se ha pronunciado el director general del Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), Manuel Vilches, en la jornada ‘Sanidad privada en Andalucía: aportando valor’, organizada por la fundación y Asisa. En ella se ha destacado el importante papel que el sector privado juega en la región, donde cuenta con casi 1,5 millones de usuarios y 59 hospitales.

Francisco Javier Rodríguez Moragues, consejero y delegado de Asisa en Cádiz;  Manuel Vilches, director general del IDIS; Juan José Ortiz, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Cádiz; y Luis Mayero, vicepresidente del IDIS y delegado de ASISA en Madrid.

Uno de los aspectos más destacados durante el encuentro ha sido el referido a la labor de descongestión del sistema público que debe cumplir la sanidad privada. Una descongestión que, en base a la siniestralidad de las compañías aseguradoras, se traduce en un ahorro de 569 euros por persona y año, que a su vez se traducen en 900 millones menos de gasto anual. En ese sentido, Vilches ha destacado que “datos como los recopilados en Andalucía demuestran cómo la sanidad privada sigue siendo un aliado perfecto para el sector público” alegando que “ayuda a mejorar la gestión y ahorrar costes” además de ofrecer a los pacientes tecnología “de alta calidad”.

En la actualidad, la comunidad andaluza cuenta con casi 1,5 millones de asegurados que se distribuyen en los 59 centros de titularidad privada con que cuenta la región y que suponen el 48 por ciento del total. En ellos se ofrecen el 25 por ciento de las camas, se atienten el 20 por ciento de las urgencias y se dan más de 200.000 altas al año. Asimismo, la región destaca por tener una de las mayores tasas de penetración del modelo de mutualismo (38 por ciento) y una importante cuota de concertación, con el 28 por ciento de los centros privados manteniendo algún acuerdo asistencial con la sanidad pública.

Durante la jornada, que ha contado con la participación del vicepresidente del IDIS y delegado de Asisa en Madrid, Luis Mayero, se ha puesto de manifiesto la necesidad de establecer una serie de reformas para mejorar el sector sanitario. Estas reformas van orientadas más allá de una crisis que, desde el punto de vista del IDIS, oculta problemas como el aumento de la cronicidad, la duplicidad de servicios o la necesidad de incorporar nuevas tecnologías, que permanecerán cuando la coyuntura económica mejore.

Por esa razón, es fundamental realizar modificaciones que afecten, a modo de ejemplo, a la organización de la actividad asistencial, a las políticas de contratación de personal y a los nuevos criterios de colaboración con el sector privado, etcétera. Para el director general de IDIS “el sector privado puede suponer un apoyo para el sistema público, a través de avances tecnológicos, eficiencia, control de costes o integración de profesionales, entre otros”. Y añade que “a modo informativo es importante tener en cuenta que el sector privado mantiene unas cifras de empleo próximas a los 234.000 profesionales. Y, además, es un sector comprometido con la innovación. A este respecto, los centros sanitarios privados realizan  el 58% de las resonancias magnéticas, el 56% de los PET y con el 37% de los TAC ubicados en nuestro país”.

En este sentido, el IDIS propone la colaboración con el sistema público a través de conciertos o concesiones para desahogar las listas de espera y ofrecer asistencia sanitaria de calidad en aquellas zonas geográficas en las que el sistema público no cuenta con infraestructura suficiente. “Asimismo, propone iniciativas como la ampliación del mutualismo a otros colectivos, ya que todo esto generaría ahorros al sistema público y redundaría en la sostenibilidad del modelo a largo plazo” añade Manuel Vilches.