Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

Los psicólogos reivindican su papel en los centros de mayores

Reclaman a la Administración que no renuncie al “modelo de atención biopsicosocial”

Miércoles, 06 de noviembre de 2013, a las 19:08

Redacción. Barcelona
Los psicólogos catalanes han reivindicado su papel en los geriátricos, ante la amenaza de la flexibilización de las ratios que Generalitat, patronal social y residencias prevén acordar la próxima semana. En un manifiesto del Colegio Oficial de Psicólogos de Cataluña (COPC), los profesionales reclaman a la Administración que no renuncie al “modelo de atención biopsicosocial” que garantiza el abordaje de la complejidad de los individuos desde distintas perspectivas.

En declaraciones a Europa Press el psicólogo especialista en personas mayores José Luis Oreiro ha manifestado la “preocupación e inquietud” del colectivo por el riesgo de dar pasos hacia atrás, y situar a las residencias en modelos obsoletos. Así, Oreiro ha señalado que la amenaza de reducir la presencia de psicólogos en los geriátricos no es nueva, habida cuenta de que la flexibilización de las ratios es una “demanda histórica” de la patronal Asociación Catalana de Recursos Asistenciales (Acra).

Por contra, el psicológo del COPC ha propuesto “revisar el modelo entre todos” para no revertir en el usuario una pérdida de calidad asistencial en una sociedad en la que cada vez hay más personas dependientes. Ha defendido el papel del psicólogo como refuerzo motivacional de la intervención de otras figuras, como el médico, además de su papel esencial para la valoración de las capacidades de nivel cognitivo y emocional.

El acompañamiento de un anciano a su entrada en una residencia también es importante, puesto que no deja de ser un proceso de duelo emocional por la pérdida de personas de su entorno, ha subrayado el experto, que ha significado especialmente la estimulación emocional y cognitiva, ha explicado el profesional.

El manifiesto rechaza que las intervenciones psicológicas puedan ser realizadas por otros profesionales que no disponen de la formación adecuada, y propone definir de forma conjunta los “cambios necesarios” para asegurar el mantenimiento de la calidad de vida de las personas que viven en las residencias. El texto, leído por el periodista Pepe Rodríguez, destaca la “tarea de años” que ha supuesto reconvertir la cultura asistencialista y paternalista de las residencias en un modelo que implica tanto a las administraciones públicas como profesionales de distintas disciplinas.