Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:40

Los proveedores sanitarios cobrarán la deuda en función de su antigüedad y su capacidad financiera

Un registro de facturas permitirá conocer, en todo momento, el volumen de la deuda

Viernes, 10 de febrero de 2012, a las 15:20

María José Sáenz de Buruaga y Cristina Mazas
durante la rueda de prensa.

Redacción. Santander
El Gobierno de Cantabria ha anunciado que los 812 proveedores que tienen facturas de pago pendientes en el Servicio Cántabro de Salud por un importe total de 261 millones cobrarán en función de la antigüedad de la deuda y de su capacidad financiera.

Así lo ha explicado la consejera de Economía, Cristina Mazas, en una rueda de prensa conjunta con su homóloga de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, en la que ha manifestado que no puede adelantar en cuántos meses se va pagar la deuda pero sí que está estudiando "conjugar la antigüedad de la deuda y la capacidad de financiación de los proveedores" a la hora de priorizar el abono.

En concreto, 34 de ellos son grandes empresas, farmacéuticas que concentran una deuda de más de 173 millones; 222 son proveedores que acumulan una deuda unitaria de entre 2 millones y 50.000 euros y el resto, menor de 50.000 euros. Y del total, 142 son pymes de Cantabria, que sufren la "asfixia" que generan los impagos.

El Gobierno está estudiando "cuánto se paga" y en "cuántos años", dado que esta deuda no tiene soporte presupuestario, aunque sí "se pretende dar una solución y decir al proveedor cuándo va a cobrar". Para ello, el Ejecutivo pretende pactar con proveedores y acreedores para buscar acuerdos "ventajosos".

"Vamos a intentar negociar los intereses por pronto pago", ha precisado la titular de Sanidad, quien ha recordado que la deuda en este ámbito asciende a 261 millones, 450 euros por habitante, lo que representa el 2 por ciento del PIB y el 35 por ciento del presupuesto sanitario global, el porcentaje más elevado del país y que genera una "grandísima incertidumbre" sobre el pago a proveedores, especialmente cuando Cantabria es la autonomía con deudas más antiguas, con una demora media de pago a 31 de diciembre de 2011 de más de 303 días, y que llega a 700 en algunos casos.

Registro de facturas y fórmulas de pago

En este sentido, y ante la imposibilidad de pago exclusivamente por la vía presupuestaria, el Gobierno ha comenzado por la transparencia, que se concreta en la puesta en marcha de un registro de facturas sanitarias, fruto de la colaboración de las consejerías de Economía y Sanidad, que permitirá en todo momento conocer, de forma sistematizada, el volumen de la deuda sanitaria.

Otros pasos del Ejecutivo para hacerle frente son "poner el contador a cero", es decir, reconocerla efectos de déficit y hacer frente a la deuda a 31 de diciembre de 2011, para lo que se están evaluando "distintas herramientas".

En concreto, el Gobierno está estudiando "todas las fórmulas", incluidas las "medidas de carácter excepcional" de los acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera. Al respecto, Mazas ha señalado que el Ministerio adelantará a Cantabria el 50 por ciento de las liquidaciones positivas de 2010, que ascienden a 59 millones y que se barajan otros mecanismos como los créditos ICO para el pago a proveedores y el aplazamiento de cinco a diez años de las devoluciones negativas del sistema de financiación autonómico de 2008 y 2009.

También, a preguntas de la prensa, Mazas ha reconocido que no se descarta el céntimo sanitario cuando al ser preguntada reiteradamente al respecto ha respondido que "se están evaluando todas las posibilidades" y este impuesto es "uno de los recursos".