17 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Los presupuestos sanitarios de 2011, centro de la guerra PSOE-PP

Los populares afirman que habrá menos dinero para sanidad y bienestar social, mientras los socialistas señalan que el 70% del presupuesto irá para estas partidas más educación

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Toledo
La disputa política entre el PSOE y el PP se concentra, en los últimos días, en el terreno económico. Los presupuestos aprobados la pasada semana en las Cortes y la deuda regional han desatado un cruce de declaraciones entre miembros de ambos partidos que anuncian una larga carrera de cara a las elecciones del próximo año.

De izquierda a derecha: Ana Guarinos (PP); Angustias Alcázar (PSOE); Carmen Casero (PP); y Francisco Pardo (PSOE).

Así, desde el PP, la portavoz en las Cortes, Ana Guarinos, afirmaba que “desde que Barreda es presidente, la deuda regional ha crecido más que en ninguna otra región de España, concretamente, un 351%”, frente al 120 % de subida nacional”, y aseguraba que “el gobierno va a tener que destinar a pagar intereses de la deuda la mitad de los ingresos de los castellano manchegos, lo que significa que vamos a tener menos dinero para gastar en políticas activas de empleo, en sanidad, en educación, en infraestructuras y en bienestar social”.

Al mismo tiempo, estas acusaciones se completaban con las afirmaciones de la viceportavoz en las Cortes, Carmen Casero, que atacaba las cuentas aprobadas dirigiendo sus dardos contra las partidas destinadas a la Sanidad, afirmando que “devuelven a la región a los tiempos del Insalud”.

Pero desde el PSOE la opinión es bien distinta. Así, el secretario provincial del Partido Socialista de Albacete y presidente de las Cortes regionales, Francisco Pardo, hacía un llamamiento a la concordia afirmando que “debemos caminar unidos y hacer un ejercicio de responsabilidad para luchar contra la crisis”, siempre anteponiendo los intereses de los ciudadanos a los de los partidos, al tiempo que señalaba los presupuestos reflejan un esfuerzo importante en lo que el Gobierno cree que es fundamental y es que "casi el 70 por ciento de los presupuestos se van a dedicar a Educación, Salud y protección social".

Por su parte, la diputada socialista por Cuenca, Angustias Alcázar, afirmaba que “la deuda de Castilla-La Mancha es la consecuencia de haber situado nuestra región a la cabeza en Educación, Sanidad y Bienestar Social y no vamos a dar un paso atrás en estos avances” y ha recalcado que “se ha invertido en profesionales sanitarios, profesores y personas dependientes atendidas con dignidad, y no se ha derrochado ni un euro en extravagancias como policías autonómicas o embajadas en el extranjero, como ha hecho el PP en las comunidades donde gobierna”.