Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:10

Los parados no tendrán que cambiar de tarjeta sanitaria

El Servicio Canario de Salud dará de alta a las personas sin recursos de forma automática e indefinida

Lunes, 14 de febrero de 2011, a las 16:36

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
Canarias no pondrá problemas al acceso a la sanidad gratuita a los ciudadanos sin recursos suficientes por haber agotado la prestación por desempleo o no haber cotizado a la Seguridad Social. Como ya ha sucedido en otras comunidades como Extremadura, Valencia o la Comunidad de Madrid, el consejero de Sanidad, Fernando Bañolas, ha decidido no esperar más a la modificación de la Ley General de la Seguridad Social, según publica la Opinión de Tenerife.

Fernando Bañolas.

Bañolas pone así fin a las trabas para las personas que se quedaron sin subsidio y que desconocían que, mediante la realización de los trámites burocráticos pertinentes, debían solicitar asistencia gratuita dándose de alta como persona sin recursos suficientes o acogiéndose a la cartilla de un familiar.

La nueva medida, que entrará en vigor previsiblemente a finales de mayo, no sólo elimina la obligatoriedad de solicitar una nueva tarjeta, sino que reduce además a cero los hasta siete documentos que con la norma en vigor deben presentar los usuarios en las gerencias o en los centros de salud para que se les reconozca el derecho a la asistencia.

Con la modificación de la orden firmada por Roldós en junio de 2009 el alta se hará de forma automática gracias a la conexión telemática establecida desde el Servicio Canario de Salud con el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y el Servicio Canario de Empleo. Para ello los beneficiarios no tendrán más que firmar un consentimiento para que la administración pueda acceder a la documentación necesaria.

Otra de las novedades de la medida es que se establece la presunción de insuficiencia de recursos para estos colectivos de forma que la tarjeta sanitaria no caducará y tendrá carácter indefinido. Hasta ahora vencía anualmente y los beneficiarios debían repetir cada año el trámite burocrático.