24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:10

Los pacientes con enfermedad respiratoria, dispuestos a llevar oxígeno 24 horas para evitar la fatiga

La calidad de vida de las personas con apnea del sueño mejora con la CPAP

Jueves, 12 de junio de 2014, a las 17:02
Hiedra García Sampedro.
Los pacientes con enfermedades respiratorias están dispuestos a llevar oxígeno durante su vida diaria para evitar la fatiga y conseguir realizar sus tareas cotidianas. Así lo han expuesto durante una mesa redonda celebrada en el 47º Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Ana María Olarra, Ana Pérez Franco, José Carlos de la Fuente, José Alberto Focide, José Antonio Naverán, Manuel Pérez de las Casas y Julián Hernández Rey.

En esta mesa redonda organizada por VitalAire y Gasmedi, siete pacientes han contado su experiencia con las terapias domiciliarias de oxígeno, CPAP o ventilación. La mayoría fueron derivados desde Atención Primaria al especialista neumólogo tras reconocer problemas de fatiga o dificultades para dormir por las noches.

“Cuando me detectaron la EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) me prohibieron el tabaco, pero no hice caso y pensé que mi médico era un exagerado”, ha contado Ana Pérez Franco, a quien se le complicó la patología en enfisema. La paciente, que no complementa su tratamiento con oxígeno, asegura que está “estable”. “Si me dijeran que con oxígeno caminaría mejor, no me importaría llevarlo porque me da vergüenza no seguir el ritmo y pararme a cada paso”, asegura.

Ana María Olarra también tiene enfisema y lleva oxígeno 24 horas. En su opinión, no es ningún problema cargar con la máquina y “para nada es antiestética”. Asegura llevar una “vida normal” porque realiza las mismas actividades que antes del tratamiento, incluso conducir.

Por otra parte, los pacientes con apnea del sueño han señalado que el tratamiento con CPAP ha mejorado su calidad de vida y la de su familia. “No puedo dormir sin la máquina, me faltaría el aire”, según Manuel Pérez de las Casas.