12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Los médicos funcionarios presionarán para que el Gobierno no les convierta en estatutarios

Quieren reunirse con el consejero y se ha planteado crear una plataforma regional de 'no aceptación a la integración'

Domingo, 06 de mayo de 2012, a las 20:45

Redacción. Toledo
Los médicos funcionarios de Castilla-La Mancha han rechazado la medida del Gobierno central, que ha de aplicar el regional, para convertirlos en estatutarios y por ello han acordado emprender medidas de presión adecuadas junto al otro colectivo afectado, el de enfermeros funcionarios.

Francisco Parra, presidente del Consejo de Médicos.

Así lo ha informado el Consejo de Colegios de Médicos de Castilla-La Mancha, que según ha explicado en nota de prensa, ha celebrado una reunión de los médicos funcionarios de Castilla-La Mancha que pudo seguirse, por videoconferencia, en todos los colegios de médicos de la región.

En este marco, estos profesionales han valorado la disposición adicional decimosexta del Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones que obliga a la integración del personal funcionario al servicio de instituciones sanitarias públicas.

Además de expresar su postura en contra de esta medida de pérdida de condición de funcionario, han indicado que los servicios jurídicos del Colegio y del Consejo Autonómico va a realizar un estudio del Real Decreto para ver a qué medidas legales pueden promover los médicos colegiados en esta situación.

Además, y dado que según el Real Decreto son las Comunidades Autónomas las que lo tiene que desarrollar y aplicar, han propuesto pedir una reunión con el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, para presentarle el escrito de protesta ante "esta medida de agresión a los derechos adquiridos mediante oposición de los médicos del Sistema Nacional de Salud".

Una vez conocido el total de médicos funcionarios de Castilla-La Mancha se ha planteado crear una plataforma regional de 'no aceptación a la integración'.