Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:50
Miércoles, 22 de octubre de 2014, a las 15:50
Redacción. Barcelona
La junta de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic) se ha puesto a disposición de la Consejería de Salud para contribuir en el desarrollo del programa de atención al paciente crónico y complejo del departamento de Salud.

Dolors Forés, presidenta de Camfic.

Según señala en un comunicado, “los médicos de familia tenemos una implicación directa en el abordaje integral y continuado de las personas y disponemos de toda la predisposición a participar activamente en el proceso de construcción de un modelo de atención a la cronicidad y complejidad”.

“Creemos, como no puede ser de otra manera, que la finalidad del programa es la mejora de la atención a personas en situación de fragilidad, con la voluntad de procurar el máximo confort para el paciente, e intentando evitar el encarnizamiento diagnóstico y terapéutico”, asegura la sociedad científica.

A su juicio “el modelo tiene en cuenta unos principios éticos básicos: evitar y  prevenir la futilidad (intervenciones innecesarias) y el daño, procurar maximizar el bien que se pueda ofrecer y hacerlo sin discriminación, promover la autonomía y respetar las decisiones resultantes, siempre centradas en el paciente”.

Consideran que “la introducción de profesionales ajenos al médico / enfermera de familia debe evitar romper la dinámica de la atención por parte del equipo sanitario habitual que hasta ahora atendía al paciente, fragmentar la atención y diluir el rol de referente que corresponde al médico de familia”.

Defienden que el programa de la cronicidad “tiene que promover mucho más el rol de la Atención Primaria de salud, que se ha mostrado más cercana, eficiente y poco medicalizadoras, procurando que los profesionales ajenos al equipo se integren, sobre todo facilitando el acceso a otros servicios de manera más ágil”. “El médico de familia y la enfermera deben ser los gestores de los pacientes incluidos en el programa de cronicidad, siempre centrado en el paciente y con la dotación recursos adecuados”, afirma.

“Valoramos positivamente que desde el departamento de Salud se haga una propuesta con herramientas validadas que favorecen la identificación de pacientes en esta situación, como es el Necpal, con el objetivo de procurar el máximo confort para el paciente. Y creemos que como en cualquier programa o actividad sanitaria de nueva implantación, hay que hacer un seguimiento y valoración los resultados, tanto desde el punto de vista de los pacientes como de los propios profesionales”, concluye.