Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Los médicos de familia piden que se dejen de financiar fármacos con poca efectividad terapéutica

Piden promover la investigación clínica sobre intervenciones terapéuticas no farmacológicas para crónicos y agudos

Jueves, 28 de julio de 2011, a las 11:40

Redacción. Murcia
La Sociedad Murciana de Medicina de Familia y Comunitaria (Smumfyc) ha pedido al Gobierno la retirada progresiva de financiación a los medicamentos de baja utilidad terapéutica, ya que cada año “son aprobados o incluidos en la financiación del sistema sanitario nuevos fármacos que no aportan ninguna ventaja terapéutica respecto a los tratamientos existentes”.

Juan de Dios González Caballero, presidente de Smumfyc.

“Estos medicamentos, sin valor añadido, solo sirven para agigantar la factura farmacéutica”, aseguran, por lo que Smumfyc solicita al Gobierno que establezca “criterios de subvención claros”, basados en la relevancia, efectividad, seguridad, eficiencia y “coste real” de investigación y producción.

El presidente de Smumfyc, Juan de Dios González Caballero, remarca que es “paradójico y decepcionante” que se recorten o congelen los salarios de los empleados del sistema público de salud con la excusa de reducir la factura farmacéutica, “mientras que las agencias de medicamentos que regulan el mercado logran colocar fármacos que no aportan nada y cuyos precios son superiores a los disponibles”.

En este sentido, desde la sociedad murciana apuntan que, durante el periodo 2000-2011, el Comité de Evaluación de Nuevos Medicamentos (CENM) analizó 144 medicamentos, de los cuales el 78 por ciento no suponía un avance terapéutico, mientras que del 12 por ciento restante no se disponía de información adecuada para realizar un pronunciamiento.

En esta misma línea, los médicos murcianos animan al Gobierno español a promover la investigación clínica sobre la efectividad de intervenciones terapéuticas no farmacológicas para tratar enfermedades crónicas y agudas, y piden potenciar la formación médica continuada para promover un uso más racional de los medicamentos. En este caso, apoyan incentivar a los profesionales médicos por la calidad de prescripción con aumentos salariales, con días libres o con ayudas formativas.