Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

Los internistas de la sanidad privada optan por la intervención antes que en la pública

Rubén Sanz: El eje del sistema debe estar en la capacidad de elección del paciente

Jueves, 21 de noviembre de 2013, a las 16:48
Carlos Cristóbal. Málaga
Mientras la pública prioriza para no alargar más de la cuenta las listas de espera, los internistas de la privada optan por la intervención con más frecuencia. Este hecho ha sido una de las conclusiones que se han sacado del debate 'Sanidad Pública-Sanidad Privada' celebrado en el marco del XXXIV Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna.

Rubén Sanz, director del Área de Clientes del Grupo Quirón; Francisco Miralles, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Parque San Antonio; y Francisco Martos, director médico del Servicio de Medicina Interna del Hospital Costa del Sol.

El director médico del Servicio de Medicina Interna del Hospital Costa del Sol, Francisco Martos, y el director del Área de Clientes del Grupo Hospitalario Quirón en Málaga, Rubén Sanz, han coincidido a la hora de señalar que el internista debería tener una importancia que, sin embargo, el sistema actual no le otorga. En este sentido, Martos ha indicado que "se atiende al paciente que no quieren el resto de especialidades", lo indicado sería aumentar su presencia en la entrada de pacientes al hospital, para ejercer de "filtro prehospitalario". Sanz, por su parte, ha destacado que la disciplina tiene "una mayor parcela de importancia" en los hospitales pequeños.

La labor es la misma, como también que el beneficiario último de la misma sea el paciente. Pero ahí se acaban las similitudes entre los sistemas sanitarios público y privado, principalmente debido a las diferencias de gestión. "La gente hace las cosas bien, si bien es cierto que en la sanidad pública se gestiona a través de la priorización para evitar el aumento excesivo de las listas de espera, algo con lo que no tiene que capear la privada", ha indicado Martos. Sanz, por su parte, ha asegurado que en el sistema privado se interviene antes a los pacientes a la vez que ha reconocido que desde el ámbito asegurador se produce una aproximación diferente, dado que las compañías seleccionan a los clientes basándose en los riesgos. No obstante, ha recalcado que "no se debe transmitir la idea de que solo se cubren actos que no requieran riesgo, porque no es así".

El debate sobre la provisión pública y privada, así como la relación entre los dos sistemas, uno de los principales temas de la actualidad sanitaria, también se ha tratado en este debate. Así, mientras el director médico de Medicina Interna del Hospital Costa del Sol ha incidido en que el eje del sistema se mantenga en la sanidad pública a la vez que ha afirmado que hay que mantener el doble aseguramiento "porque está funcionando bien", el director del Área de Clientes del Grupo Quirón ha abogado por situarlo "en el derecho a la elección del paciente".

El final de la mesa ha estado centrado en la retribución de los profesionales que se dedican a la Medicina Interna en el ámbito de la sanidad privada. Dicha retribución ha sido considerada como "muy escasa" por varios de los congresistas presentes, para quienes no está acorde con el grado de conocimiento necesario para desempeñarla. Un aspecto ante el que Sanz se ha mostrado firme, asegurando que "no se paga el conocimiento, sino los resultados". "Los honorarios de un trabajador del ámbito privado están sometidos a la demanda, dado que estas empresas se rigen por una estructura de costes", ha concluído.