24 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 11:50

Los inspectores médicos acusan a Sanidad y a Empleo de rendir el control de las IT a las mutuas

Aseguran que con la “excusa” del ahorro de costes “liquidan” las funciones de los inspectores sanitarios a favor de las mutualidades

Viernes, 01 de marzo de 2013, a las 12:42

Redacción. Madrid
La Federación de Asociaciones de Inspección de Servicios Sanitarios (Faiss), representante de los médicos y farmacéuticos inspectores y enfermeros subinspectores, ha emitido un comunicado en el que acusa a los ministerios de Sanidad y Empleo de elaborar un proyecto de Real Decreto de reforma del modelo de gestión de las incapacidades temporales (IT), orientado a que las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social dirijan esta prestación y actúen como autoridad de control de la misma “ignorando las competencias” de los inspectores.

Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social.

A juicio de la Faiss, este Real Decreto, adelantado en exclusiva por Redacción Médica, las mutuas podrán “actuar incluso por encima del propio Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que, en algunos aspectos, también queda subordinado. Con esta circunstancia se pervierte el sistema, y quien debería ser controlado, se convierte en controlador”. Los inspectores advierten de que con este sistema, las mutuas pueden convertirse en “las equivalentes de las concesiones administrativas sanitarias privadas del Sistema Nacional de Salud (SNS). En este sentido, este proyecto de RD abre una posible vía a la privatización de la asistencia sanitaria de los trabajadores”, aseveran.

Asimismo, consideran que “el nuevo procedimiento propuesto no sólo no reduce la burocratización sino que la potencia, especialmente para el médico de Familia o de Atención Primaria”. “El proyecto está cargado de prejuicio de incompetencia hacia los médicos de Familia y generaliza una presunción de fraude por parte de los trabajadores, imputándole  la carga de la prueba de que siguen enfermos o la injustificación de las incomparecencias, en un recorte de derechos sin precedentes”, subrayan.

Por otra parte, desde la Faiss critican que “el sistema de grupos y tablas de duración que diseña el RD resulta complejo y confuso, y el número de informes es excesivo y redundante”. La Federación hace especial hincapié en el papel de los inspectores médicos con la nueva reforma e interpretan que, “con el único argumento, poco creíble, de ahorro de costes, se minoran las funciones de control y autoridad que viene ejerciendo sobre esta prestación sanitaria la Inspección de Servicios Sanitarios (ISS) del SNS, hasta casi ignorarla en su redacción. Este hecho supone, en la práctica, una desaparición y liquidación de funciones de la ISS, posiblemente irrecuperables en la gestión de la IT, a favor de las mutuas y su personal”.

Los inspectores también opinan que la reforma permitirá un “acceso indiscriminado a la Historia Clínica Electrónica por elementos ajenos al Sistema Sanitario” y piden la retirada o “rectificación profunda” del proyecto de Real Decreto para “dar mayor protagonismo funcional de la Inspección de Servicios Sanitarios en materia de IT”.

Acceda aquí al proyecto de Real Decreto