18 nov 2018 | Actualizado: 10:20

Los incentivos de la gestión clínica se ligarán a la calidad, no a la reducción de costes

Busca integrar tres modelos: la gestión clínica, la gestión por procesos y la gestión del conocimiento

Viernes, 30 de mayo de 2014, a las 16:56
Cristina Mouriño.
El Servicio de Cardiología y el de Hemodinámica del Hospital de Mérida pilotarán el proyecto de gestión clínica en la región. Según ha explicado su responsable a Redacción Médica, “esta iniciativa surge con el objetivo de innovar la gestión y es un proyecto puramente profesional”. Domingo Marzal ha explicado que esta experiencia busca integrar tres modelos: la gestión clínica, la gestión por procesos y la gestión del conocimiento.

Domingo Marzal, jefe de Servicio de Cardiología del Hospital de Mérida.

Los profesionales que decidan sumarse a la unidad serán recompensados con unos incentivos “pero en ningún momento estarán ligados a la reducción de costes, sino que se vincularán a la calidad”, ha aclarado Marzal. “Este modelo responde a la petición de una autonomía que hasta ahora no teníamos en determinados ámbitos por parte de un equipo de profesionales que está funcionando bien”, ha continuado.

Pese a los buenos resultados que lleva registrando durante años, este servicio ha decidido dar un paso más para mejorar la eficiencia y será el modelo que posteriormente se extenderá a otros servicios y centros en la región. “Supone una revisión de los roles, pero no implica un gran cambio a nivel estructural”, ha apuntado. Además, los profesionales que voluntariamente decidan sumarse no verán modificadas sus condiciones laborales.

Los criterios de actividad y los objetivos se recogerán en un contrato de gestión que propondrán los propios profesionales y que tendrá que autorizar la gerencia del área de salud. Se regirá por un plan estratégico que contempla nueve líneas de trabajo basadas en “indicadores claramente objetivos”, ha añadido el jefe de Cardiología del Hospital de Mérida.

El periodo de implantación de la unidad de gestión clínica es de un año y cada mes se irá evaluado, a partir del cuadro de mandos, los resultados que se van alcanzando. Asimismo, prevén que se evalúe de forma semestral o anual el trabajo realizado por la unidad.