Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:20

Llíria y Gandía tendrán sus hospitales a principios de 2015, según Fabra

También prevé finalizar las obras de los centros de salud de Benalúa, Banimaclet y Peñíscola

Martes, 21 de octubre de 2014, a las 15:56
Redacción. Alicante
El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, ha anunciado que a principios del próximo año se pondrán en marcha los hospitales de Llíria y Gandía y que, precisamente, durante 2015, se finalizarán las obras de tres nuevos centros de salud, el de Benalúa (en Alicante), Benimaclet (en Valencia), y Peñíscola.

Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana.

Durante la inauguración del nuevo consultorio alicantino de Finestrat, ha informado además de que los vecinos de Onda también estrenarán un Centro de Salud Integrado este año. Por otra parte, ha resaltado el compromiso para la ampliación del hospital de Vinarós en dos fases y la construcción de un nuevo hospital en los terrenos de la antigua Fe de Valencia.

Fabra ha insistido en el compromiso de la Generalitat "por mejorar y reforzar la atención sanitaria en todos los municipios", poniendo como ejemplo el consultorio auxiliar de Finestrat, del que ha dicho que es "una nueva infraestructura diseñada para proporcionar más servicios, mayor accesibilidad y más comodidad a ciudadanos y profesionales".

El centro dará servicio a más de 2.300 usuarios, estará atendido por cinco profesionales y su cartera de servicios se centrará en Medicina Familiar, Pediatría y Enfermería (la propia de de Atención Primaria de la consejería).

"Gran trabajo de los profesionales"

Fabra ha reconocido el papel de los trabajadores sanitarios de la comunidad, ya que "la administración pone los medios, pero la calidad de la sanidad valenciana se la debemos al gran trabajo que realizan diariamente nuestros profesionales".

El jefe del Consell ha agradecido "la dedicación, el esfuerzo y la humanidad" con la que, cada día, más de 60.000 profesionales atienden a los ciudadanos para que puedan tener "una asistencia sanitaria de máxima calidad”.