20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Los hospitales de Basurto y Donostia aislarán a los posibles casos de ébola

El sistema sanitario vasco seguirá los protocolos establecidos por Sanidad para estos casos

Jueves, 14 de agosto de 2014, a las 19:07
Redacción. Vitoria
El Departamento de Salud del Gobierno vasco ha determinado que, ante posibles casos sospechosos de contagio de ébola, los centros de Basurto, en Vizcaya, y el de Donostia, en Guipúzcoa, serán los hospitales de referencia para el aislamiento y seguimiento de los mismos. 

Viñegra.

La Dirección de Salud Pública y Adicciones del Ejecutivo vasco, a través del viceconsejero de Salud, Guillermo Viñegra, ha indicado que los casos de sospecha deberán ser declarados “de forma urgente” al Servicio de Epidemiología de la Subdirección de Salud Pública de Álava, Bizkaia o Gipuzkoa y al Servicio de Emergencias de Osakidetza (112).

Se seguirá el protocolo de Sanidad

En todo momento se seguirá el protocolo de actuación elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y se aplicarán las medidas de seguridad establecidas en el mismo durante el traslado y asistencia del paciente.

Los criterios para considerar un caso en investigación incluyen que el paciente presente fiebre elevada -más de 38,3ºC- y al menos dos de los siguientes síntomas: mialgias, cefalea, odinofagia, vómitos, manifestaciones hemorrágicas (exantema o petequias, epistaxis, hemoptisis, hematemesis, melenas o cualquier otra evidencia de sangrado, externo o interno).

También debe haber estado en las áreas donde ha habido casos de ébola o en contacto con un caso (en investigación o confirmado) de esta enfermedad o con sus fluidos corporales y/o muestras biológicas. Sin embargo, subraya que se debe descartar cualquier otra causa predisponente a diátesis hemorrágica.

Medidas a tomar

Ante un caso en investigación o confirmado, se deberá realizar una comunicación urgente a todas las personas y /o servicios que vayan a estar implicadas en el manejo del paciente o de sus muestras.

El transporte del paciente se realizará en una ambulancia especialmente preparada, con la cabina del conductor físicamente separada del área de transporte del paciente. El personal que intervenga en el transporte deberá ser informado previamente y deberá utilizar equipo de protección personal adecuado.

Una vez finalizado el transporte se procederá a la desinfección y gestión de los residuos producidos. Los casos en investigación o confirmados que presenten síntomas respiratorios deben usar mascarilla desde su identificación, durante el transporte y la hospitalización.

Se trasladará al paciente a una Unidad de Enfermedades Infecciosas de alta seguridad con instalaciones apropiadas, previamente designada. El ingreso se realizará en una habitación individual con medidas de aislamiento estricto y restricción de acceso a visitas y de personal no esencial. Se debe establecer un registro de las personas que entran en la habitación.

Los equipos, instrumental o vajilla utilizados por el paciente se desinfectarán adecuadamente inmediatamente después de su uso o se desecharán siguiendo la gestión adecuada de los residuos.

Además, todas las personas que vayan a estar en contacto con el paciente, o con sus fluidos o secreciones, deberán utilizar el equipo de protección individual (EPI) de barrera y respiratoria -mascarilla con respirador FFP2, guantes dobles, bata impermeable, cobertura total de piernas y zapatos, mascara facial o gafas-.

Las muestras extraídas al paciente deberán ser introducidas en bolsas de plástico selladas, correctamente etiquetadas, en un contenedor a prueba de fugas y enviadas directamente a la zona de manipulación de muestras de laboratorio.
Se debe informar al personal de laboratorio de la naturaleza de las muestras antes de ser enviadas. Las muestras deben permanecer en custodia del personal de laboratorio designado hasta completar el estudio.