21 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Los habitantes de las zonas rurales consumen más fármacos

Mientras, los inmigrantes gastan cuatro veces menos en medicamentos que los autóctonos

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Lleida
Las personas residentes en zonas rurales consumen más fármacos que los de las zonas urbanas, según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lleida, el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y el Instituto Catalán de la Salud (ICS). La investigación, liderada por Montserrat Rué, revela que los inmigrantes gastan cuatro veces menos en fármacos que los leridanos, si bien el importe del gasto en los recién llegados oscila en una media de los 18 euros en hombres en inmigrantes el medio urbano y los poco más de 30 de las mujeres extranjeras en el ámbito rural.

Montserrat Rué.

En el caso de la población local, estas cifras varían entre los 34 euros entre los hombres de la ciudad de Lleida y los 57 euros de las mujeres de las zonas rurales. El estudio apunta como factores de influencia la media de edad de los inmigrantes, que es más joven que la media de la población autóctona, y la prescripción de fármacos más baratos a los inmigrantes para facilitar el cumplimiento del tratamiento.

El trabajo analiza de forma descriptiva el gasto en fármacos anual, teniendo en cuenta 198.000 individuos entre 15 y 64 años, de los cuales 175.000 son autóctonos y 23.000 son inmigrantes. El 68 por ciento del total compró algún fármaco con receta, mientras que el porcentaje de los inmigrantes es del 57,7 por ciento de los autóctonos llega al 69,4 por ciento. A la luz del estudio, las diferencias en el consumo también varían según el tipo de fármacos, y es que la población autóctona toma más psicofármacos, antihipertensivos, fármacos por la osteoporosis y para el colesterol. Por su parte, los inmigrantes magrebíes y subsaharianos compran más envases de analgésicos y antiinflamatorios.