Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 13:10

Los farmacéuticos de Murcia siguen negociando el pago de la factura

Ahora tienen pendiente el cobro de abril, previsto para el pasado 20 de mayo

Martes, 24 de mayo de 2011, a las 19:00

Redacción. Murcia
Los farmacéuticos de Murcia han recibido una nueva oferta para recibir los atrasos que le adeuda el Servicio Murciano de Salud, correspondiente a la factura farmacéutica del mes de abril, y que deberían haber cobrado el pasado 20 de mayo. Este nuevo retraso en el cobro ha motivado una Asamblea General Extraordinaria de la entidad colegial, y está previsto que en los próximos días se llegue a un acuerdo definitivo.

El Colegio que preside Prudencio Rosique no ha querido informar de esta nueva oferta de la Administración regional, pero sí ha adelantado que en los próximos días los colegiados tendrán que dar una respuesta.

El acuerdo anterior fue temporal, y los farmacéuticos saben que a partir de ahora, ya sin campaña electoral, será más difícil conseguir sus objetivos. En cualquier caso, podrían volver a recurrir a medidas de presión, como el cierre de las oficinas de farmacia. La Administración murciana ha reconocido “problemas de liquidez”, que ha achacado a que “el Gobierno no ingresa, no recibe permiso para endeudarse, no recibe la deuda histórica y subvenciona la asistencia sanitaria a más de 400.000 personas que desde hace más de diez años no son tenidas en cuenta en la financiación estatal, unido a los problemas económicos del país”.

El último pago, correspondiente a la factura de marzo, ya se efectuó con un retraso superior a los 20 días, si bien finalmente la Consejería de Economía y Hacienda abonó a las farmacias de la Región los 35 millones de euros pendientes. En esa ocasión, el Gobierno murciano consiguió liquidar la deuda gracias a un crédito negociado durante más de 15 días con las entidades financieras Cajamar y Cajamurcia.

De esta forma se subsanó el primer escollo, pero queda pendiente la negociación para los cobros del resto de las facturas, hasta septiembre. Los farmacéuticos han protestado por recaer en ellos parte de la financiación del sistema sanitario, y han asegurado que no están dispuestos a mantener esta situación, por los riesgos que conlleva de falta de suministros, así como de impago a los proveedores de las farmacias.