Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00

Europa quiere depender menos de la OMS ante los fallos en la gestión de la gripe A y el E.coli

Entre los objetivos está acelerar el proceso de producción y distribución de medicamentos, en especial de vacunas, que podrían ser adquiridas por varios países a través de una central común

Jueves, 08 de diciembre de 2011, a las 22:33

Redacción. Bruselas
La Comisión Europea (CE) ha propuesto este míercoles centralizar más la gestión de las emergencias sanitarias que se produzcan en la Unión Europea (UE), dentro de un conjunto de medidas destinadas a mejorar la respuesta ante casos como la epidemia de gripe A de 2009 o el brote de E.coli de la pasada primavera.

John Dalli, comisario europeo de Sanidad.

La propuesta se basa en las "lecciones aprendidas" durante las citadas situaciones y pretende lograr una "mejor coordinación" de la que hubo entonces entre los estados miembros, según ha explicado el comisario europeo de Sanidad y Consumo, John Dalli, en un encuentro con los medios.

Bruselas propone dotar a los órganos de expertos de la UE de más poderes para evaluar amenazas contra la salud pública y para hacer recomendaciones concretas a los estados miembros, así como de declarar "alertas sanitarias" a nivel europeo antes de que lo haga la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta última medida aceleraría el proceso de producción y distribución de medicamentos -y en especial de vacunas- en caso de que una amenaza sanitaria afecte a varios estados miembros, algo que sólo permite la normativa actual si el riesgo se manifiesta en dos continentes distintos y la OMS declara la "emergencia internacional".

No se trata de "reemplazar a la OMS, sino de actuar cuando ésta no lo haga", ha dicho Dalli, quien admitió "no estar plenamente de acuerdo" con la gestión de la crisis de la gripe A por parte de dicho organismo internacional.

Además, la propuesta crea una base legislativa para que los estados miembros puedan comprar vacunas de forma conjunta y coordinada, para evitar desequilibrios similares al de dicha crisis, en la que algunos países adquirieron cantidades excesivas -como Francia y Alemania- y otros, como Polonia, no pudieron adquirir ninguna.

De este modo, los países también podrían negociar mejores condiciones de compra, según ha explicado el comisario europeo, quien señaló que las compañías farmacéuticas productoras de la vacuna para la gripe A impusieron cláusulas "que no siempre eran las mejores" para los gobiernos.

En casos en que los países "no estén actuando de forma efectiva" para controlar la propagación de amenazas sanitarias, Bruselas podría incluso "adoptar medidas de control fronterizo de emergencia, destinadas a contener el brote o a vigilar los contagios", ha añadido el comisario.

Estas acciones sólo se aplicarían "cuando una crisis sanitaria provoque un alto número de contagios y muertes y las medidas nacionales no hayan sido suficientes", ha explicado Dalli.