19 nov 2018 | Actualizado: 13:40

Los diabéticos piden al SCS que no aplique recortes en agujas de insulina o medidores de glucosa

Aseguran que “hoy por hoy” no hay restricciones pero instan a no caer en la misma “tentación” que otras comunidades

Martes, 08 de noviembre de 2011, a las 12:44

Redacción. Santander
El presidente de la Asociación Cántabra de Diabetes, Aureliano Ruiz, ha opinado este martes que Cantabria, con un 10 por ciento de diabéticos, es una de las comunidades autónomas que "mejor atención" prestan a estos enfermos, si bien ha instado al Servicio Cántabro de Salud (SCS) a no restringir las agujas o los medidores de glucosa a estos pacientes, como ocurre en Cataluña o Castilla y León.

Mercedes Martínez, médico de Familia del Centro Salud Sarón; Rafael Forcén, departamento de Relaciones Institucionales de NovoNordisk; Aureliano Ruiz, presidente de la Asociación Cántabra de Diabetes; Coral Montalban Carrasco, especialista en Endocrinología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla; y Tomás Cobo Castro, presidente del Colegio de Médicos de Cantabria.

"Somos una de las comunidades donde yo creo que estamos a la cabeza y mejor atendidos en cuanto a profesionales y en cuanto a material pero me adelanto a los acontecimientos por si alguien tiene la tentación de copiar lo malo de otras comunidades", ha alertado Ruiz en una rueda de prensa celebrada con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra el 14 de noviembre.

Aunque Ruiz ha reconocido que, en Cantabria, "hoy por hoy" no se está recortando el reparto de material para diabéticos, como agujas para la insulina, aparatos de medición o tiras para controlar la glucosa, ha advertido que hay comunidades donde estas restricciones son ya "un clamor".

A preguntas de los periodistas, el presidente de la Asociación Cántabra de Diabetes ha reconocido que la atención y el control de esta enfermedad es "costoso" para las comunidades autónomas y se lleva en torno al 10 por ciento del presupuesto de Sanidad.

Ruiz ha explicado que en Cantabria hay en torno a 60.000 cántabros con diabetes, lo que supone entre un "12 ó 13 por ciento" de la población, si bien hay entre un 2 y un 5 por ciento que desconoce que la padece y no está diagnosticado.