Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Los contratos a tiempo parcial suponen el 14% de las nóminas de Osakidetza

El Servicio Vasco de Salud abonó en octubre 6.200 salarios por jornada no completa

Viernes, 02 de enero de 2015, a las 13:00
Redacción. Vitoria
El Servicio Vasco de Salud-Osakidetza abonó 42.609 nóminas el pasado mes de octubre, de las que 6.190 correspondieron a contratos a tiempo parcial, lo que supone un 14,5 por ciento del total. Este dato aparece recogido en una respuesta por escrito del consejero de Salud, Jon Darpón, a una pregunta de EH Bildu, recogida por Europa Press.

Jon Darpón.

En su escrito, Darpón informa de que Osakidetza pagó en octubre del pasado año 42.609 nóminas, de las que 36.419 fueron para trabajadores a jornada completa. Otras 1.680 nóminas correspondían a contratos a media jornada, mientras que 894 fueron por un tercio de jornada y 851, por jornadas inferiores al 50 por ciento. Asimismo, se abonaron 2.765 nóminas por otro tipo de jornadas parciales.

En los últimos meses, los sindicatos de Osakidetza han denunciado el incremento de la “precariedad” laboral en el Servicio Vasco de Salud, en el que también han alertado de una progresiva reducción del personal contratado.

Algunas organizaciones sindicales han criticado que la dirección de Osakidetza haya optado por “extender los minijobs”, unos empleos caracterizados por su escasa estabilidad y remuneración.

El malestar de los sindicatos del sector les ha llevado a convocar varios paros parciales en los últimos meses, e incluso una huelga general en el Servicio Vasco de Salud, que se celebró el pasado mes de septiembre.

En una comparecencia en el Parlamento vasco en junio de 2014, representantes de ELA, LAB, Satse, SME, CCOO, UGT y ESK criticaron la “pérdida” de empleo en Osakidetza, un organismo en el que alertaron de que se había producido una reducción de 3.400 contratos respecto a 2012.

Desde la dirección de Osakidetza se ha respondido a estas críticas, afirmando que “mientras que en otras comunidades y países se cuestionan los sistemas sanitarios públicos”, el Servicio Vasco de Salud “sigue apostando por mejorar y mantener los puestos de trabajo de su plantilla, sin destruir empleo”.