21 nov 2018 | Actualizado: 15:10

Los centros de salud del área sanitaria de Arriondas comienzan a practicar retinografías

Próximamente se trasladará el retinógrafo al centro de salud de Infiesto

Domingo, 16 de noviembre de 2014, a las 12:56
Redacción. Oviedo
El área sanitaria VI, con cabecera en Arriondas (Parres), ha implantado la retinografía digital no midriática en los centros de salud. El dispositivo portátil ya se ha probado en el consultorio de Ponga y en breve se llevará a Infiesto. La prueba se incorpora así a la cartera de servicios que se ofrece para la atención a los pacientes con diabetes y permite que la retinopatía, una complicación frecuente y que es la principal causa de ceguera entre los 25 y 65 años, pueda ser detectada prematuramente y seguida de un modo más coordinado entre los profesionales de atención primaria y los oftalmólogos del hospital.

Tácito Suárez, gerente del Sespa.

La retinopatía diabética es una enfermedad asintomática hasta hallarse en fases avanzadas, cuando el tratamiento es poco efectivo. El diagnóstico precoz es la mejor estrategia para evitar o retrasar la pérdida de visión y reducir los costes asociados. Permite aplicar los procedimientos terapéuticos que pueden evitar su progresión a la ceguera en la mayor parte de los casos, si se realiza un buen control metabólico y de los factores de riesgo cardiovascular. Su aparición y gravedad depende de factores como la edad, tipo de diabetes y tiempo de evolución de la enfermedad.

El jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital del Oriente de Asturias, Patricio Adúriz, estima que en el área sanitaria existen alrededor de 5.000 personas con diabetes, de las que 1.800 presentan retinopatía diabética, 150 retinopatía diabética proliferante y alrededor de 200 edema macular diabético.

La generalización de esta prueba ha sido posible gracias a la adquisición de un nuevo retinógrafo digital portátil para el área sanitaria, según informa el Gobierno asturiano. La inversión se enmarca dentro del conjunto de actuaciones del Plan de Acción con Atención Primaria puesto en marcha este año por el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa) para mejorar la capacidad de resolución de los centros de salud, señala el Ejecutivo regional.

El retinógrafo se ha probado en Ponga y seguirá rotando por toda el área sanitaria. Próximamente, serán los profesionales del centro de salud de Infiesto, en Piloña, quienes realicen esta prueba y así evitarán que los pacientes tengan que desplazarse hasta el hospital.