21 nov 2018 | Actualizado: 15:20

Los afectados reclaman una política de estado de alzheimer

Ceafa afirma que la crisis altera la cantidad y la calidad de los recursos sociosanitarios

Martes, 18 de septiembre de 2012, a las 16:33

Sandra Melgarejo / Imagen: Adrián Conde. Madrid
El 21 de septiembre se celebrará el Día Mundial del Alzheimer, una fecha que la Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (Ceafa) aprovechará para instar al Gobierno a que ponga en marcha cuanto antes una política de estado de alzheimer que responda de manera eficaz y decidida a las necesidades y demandas de las personas afectadas por esta enfermedad neurodegenerativa. Arsenio Hueros, presidente de Ceafa, ha afirmado que, hasta que esta medida no esté aprobada, es prioritario seguir impulsando la Ley de la Dependencia y que cualquier reducción de las subvenciones a las asociaciones de pacientes significa “una hecatombe”.

Arsenio Hueros y César Antón Beltrán.

“La crisis económica afecta a la cantidad y a la calidad de los recursos sociosanitarios”, ha lamentado Hueros, al tiempo que ha recordado que las 300 asociaciones que forman parte de Ceafa ofrecen “multitud de servicios” a un millón de personas. “Con la crisis, esta red de recursos sociosanitarios corre peligro. Pedimos a la Administración que los ajustes sean aplicados de modo que los que más necesidades tienen sean los últimos en ser recortados. La Ley de Dependencia y las asociaciones de pacientes tienen que ser atendidas porque son las que mejoran la calidad de vida de las personas con alzheimer y sus familiares”.

La política de estado del alzheimer es la gran reivindicación de Ceafa, ya que, según su presidente, “los planes y estrategias de alzheimer nunca se llevaron a cabo porque se centraban en la enfermedad, no en las personas”. Ceafa reclama una política en la que “todo esté dirigido a que la persona deje de sufrir” y en la que “todos los recursos estén coordinados”. Pero no es la única demanda de la confederación, que también pide superar los desequilibrios territoriales; ampliar y mejorar la cartera de servicios, que en la actualidad no incluye las terapias no farmacológicas; y el impulso de la investigación.

Hueros ha insistido en que la política de estado del alzheimer “necesita la participación activa de las sociedades científicas y que las fuerzas políticas se pongan a una para impulsarla”. Por su parte, César Antón Beltrán, director general del Imserso, en cuya sede se ha presentado el Día Mundial del Alzheimer, ha trasladado a Ceafa el compromiso del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y ha sugerido que sea el Centro de Referencia Estatal de Alzheimer de Salamanca el organismo que coordine la medida.