19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Los afectados por ictus exigen un mayor acceso a los nuevos anticoagulantes

La cifra de pacientes que se tratan con estos nuevos anticoagulantes orales no alcanza el 10 por ciento de los pacientes afectados en nuestro país

Martes, 25 de marzo de 2014, a las 14:00
Imanol Echegaray. Madrid
Profesionales sanitarios y asociaciones de pacientes han afirmado que el tratamiento de los nuevos anticoagulantes orales son una ‘’mejor solución para los enfermos por ictus y otros embolismos’’, aunque ''ofrecen un ahorro en el futuro es diez veces más caro que el tratamiento convencional (Sintrom)''.

Carmen Aleix, presidenta de la FEI.

Pese a ello, según datos que se han cifrado en la red ‘La salud del paciente, por delante’, en Barcelona, no llegan al 10 por ciento los pacientes afectados por un ictus que se tratan con estos nuevos anticoagulantes orales , cuando en el caso de Francia o Alemania superan el 22.

Según  ha expresado a Redacción Médica la presidenta de la Federación Española de Ictus (FEI), Carmen Aleix, ‘’apoyamos la opinión de que los pacientes tienen el derecho de acceder de forma equitativa al tratamiento que mejor se ajuste a las necesidades clínicas y sociosanitarias y, en este sentido, la realidad actual se aleja bastante de lo que debería ser, por lo que nos parece una vulneración de su derecho’’.

Aleix cree que ‘’aunque en estos momentos el acceso a la innovación terapéutica se está limitando en otras áreas medicas, en el caso de los anticoagulantes para la prevención del ictus en la fibrilación auricular, las razones de los elevados costes farmacéuticos no deberían ser la excusa, aparte de que un ictus puede ocasionar mucho mas coste que el que representa el acceso a estos nuevos fármacos anticoagulantes’’.

El jefe de Cardiología del Hospital Trias i Pujol de Badalona, Antoni Bayés, ha afirmado que en Cataluña ‘’existen 85.000 pacientes con fibrilación auricular, una cifra en aumento por el envejecimiento de la poblcación, y cada año se producen unos 13.000 ictus, que cuestan unos 27.000 euros’’..

Según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (Geecv-SEN) y que la FEI ofrece, el ictus es la primera causa de mortalidad entre mujeres españolas y la segunda en varones. En Europa mueren alrededor de 650.000  personas anualmente (40.000 de ellos de España), detectándose 120.000 nuevos casos.