17 dic 2018 | Actualizado: 18:30

Arribas denuncia ante la Policía el caos colegial

Ana Sánchez Atrio niega que descalificaran a la presidenta

mar 01 abril 2014. 18.09H
Cristina Mouriño.
El conflicto en la Junta Directiva del Colegio de Médicos de Madrid se ha hecho “prácticamente insostenible”. Así lo ha definido su presidenta, Sonia López Arribas, en una entrevista con Redacción Médica en la que ha avanzado que ha interpuesto una denuncia contra la vicepresidenta, Ana Sánchez Atrio; y contra el vocal de Médicos Jubilados, Vicente Guillén; tras el altercado que ambos provocaron este lunes antes de la celebración del pleno.

Sonia López Arribas y Ana Sánchez Atrio.

El nivel de enfrentamiento y tensión va en aumento, según ha reconocido la presidenta. “La situación que se produjo este lunes en el colegio, ha explicado, me parecía una falta de respeto absoluta a una autoridad estatutaria como es la presidenta de un colegio profesional”. López Arribas ha asegurado que “la vicepresidenta continúa adoptando atribuciones que no le corresponden”. La presidenta, que además es psiquiatra militar, ha señalado “a mí no se me ocurre saltarme a mi coronel, en todos los sitios existen unas normas y debemos respetarlas”.

A su juicio, “la única solución posible es que un juez dicte que se convoquen elecciones y dimita la junta en bloque”. López Arribas ha recordado que en la Asamblea de Compromisarios de febrero propuso una moción alternativa instando a dimitir a la junta directiva y a la convocatoria de elecciones que “Sánchez Atrio y el resto de la junta rechazaron debatir por no estar en el orden del día”.

Sánchez Atrio niega la versión de la presidenta y la acusa de crear un “teatro de lo absurdo”

Por su parte, la vicepresidenta ha negado a este diario que las cosas sucedieran “tal y como cuenta Sonia López Arribas”. Según Ana Sánchez Atrio la junta directiva pidió a la presidenta que justificara, durante el pleno, “los gastos de representación” y “nos explicara porque no cumple con su cometido al negarse a firmar los contratos”. “La presidenta se puso muy nerviosa, según Sánchez Atrio, y llamó a la policía”. Ha asegurado que “la actividad del colegio se mantiene paralizada desde el pasado 30 de diciembre porque se niega sistemáticamente a firmar los contratos para que el colegio pueda seguir ofreciendo servicios”. En opinión de Sánchez Atrio, “lo que busca es montar un teatro de absurdo y hacer que caiga esta junta directiva”.