13 dic 2018 | Actualizado: 22:10

“Lo que no es equivalente terapéutico no se puede llamar así por criterios económicos”

La Oficina del Defensor del Pueblo se ha sumado a la tesis de SEOM

mar 26 noviembre 2013. 15.41H
Enrique Pita / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
El conflicto por los equivalentes terapéuticos andaluces marca la actualidad de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), pero no es el único objetivo que marca la agenda de la nueva presidenta de la entidad, Pilar Garrido, que apuesta por seguir reforzando el trabajo para sensibilizar a la sociedad española del problema de gran envergadura que supone el cáncer.

Pilar Garrido, durante la entrevista.

¿Qué expectativas tiene con su llegada a la presidencia de la Sociedad Española de Oncología Médica? ¿Qué espera de esta nueva etapa?

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) es una sociedad científica consolidada, con una gran trayectoria y proyección. Somos el referente en Oncología para nuestros socios y voy a trabajar en colaboración con la Junta Directiva para que la Sociedad continúe siendo una gran referencia de opinión cuando se hable de cáncer para los pacientes, los medios de comunicación y la población.

¿Considera positiva la herencia recibida de su predecesor?

Sin duda. Desde luego Juan Jesús Cruz ha hecho una gestión admirable.

La SEOM renueva cada dos años la mitad de la Junta Directiva. El vicepresidente y presidente electo junto con cinco vocales conforma la Junta Directiva con el presidente y cinco vocales, y se trabaja de manera conjunta. En total cada Junta Directiva está compuesta por doce oncólogos médicos que trabajan durante cuatro años aportando su experiencia y conocimiento con el fin de continuar mejorando en todos los ámbitos de la Oncología Médica, desde la asistencia, hasta la docencia, pasando por la investigación. De esta forma los proyectos de SEOM tienen una continuidad y un hilo conductor.

¿Difiere su visión del papel que debe tener la sociedad científica con respecto a lo que se ha venido haciendo en los últimos años?

Ha habido muchos presidentes y cada uno trata de dejar su sello personal, pero todos seguimos la misma línea: el problema del cáncer es de gran envergadura y de gran sensibilidad. Para nosotros es una pasión y tenemos el empeño de mantener esta línea a lo largo del tiempo.

“El gran reto es que el cáncer no va a ir a menos, va a ser mayor en los años sucesivos”.

¿Cuáles son los principales obstáculos a los que se enfrenta la profesión en el corto y el medio plazo?

Estamos inmersos en la crisis, por lo que económicamente hay problemas. El gran reto de la sanidad con respecto al cáncer es que no va a ir a menos, es un problema generalmente ligado al envejecimiento y cada vez vamos a tener mayor esperanza de vida, no solo en nuestro país sino en el mundo, y globalmente la población está aumentando, por lo que el problema va a ser mayor en años sucesivos.

Además, cada vez tenemos mejores resultados en el tratamiento del cáncer y hoy en día se curan alrededor del 52 por ciento de los pacientes. En algunos casos que no se curan estamos logrando alargar la supervivencia, gracias a los nuevos tratamientos. Algunos de estos tratamientos tienen un coste elevado y el gran reto es ayudar en la sostenibilidad del sistema defendiendo una línea roja que o estamos dispuestos a pasar: no puede dejar de haber un acceso a fármacos innovadores que necesiten los pacientes con cáncer.

Esto nos lleva a hablar de la desfinanciación de los fármacos oncológicos. ¿Cómo son las negociaciones con el Ministerio de Sanidad para evitar esta situación y no frenar esa innovación?

La SEOM siempre ha tendido su mano al Ministerio de Sanidad para colaborar en lo que consideramos que debe de preservarse.

La innovación es fundamental para continuar avanzando en cáncer y la implantación en España de los avances en el tratamiento del cáncer no puede pararse.

El problema real es, por un lado, que no tenemos la misma velocidad de acceso a algunos de estos fármacos que en otros países, y por otro, que,aun aprobados por el Ministerio, se están dando situaciones de desigualdad en el acceso de pacientes concretos en hospitales concretos para indicaciones aprobadas. Esto es lo que venimos poniendo sobre la mesa desde hace tiempo y así se lo hemos transmitido al Ministerio de Sanidad.

Nuestra filosofía no es financiar o desfinanciar, sino que lo que esté financiado llegue a los pacientes, e intentar colaborar en la toma de decisiones de lo que hay que financiar porque es prioritario.

¿Cuál es su postura respecto a los equivalentes terapéuticos?

En Andalucía se han definido equivalentes terapéuticos, al menos en lo que compete a los fármacos oncológicos, que no son equivalentes terapéuticos. La Sociedad Española de Oncología Médica, como otras entidades, ha denunciado públicamente que no se pueden considerar equivalentes terapéuticos fármacos que solo comparten una misma indicación pero son distintos principios activos y funcionan de diferentes maneras.

Hemos mantenido una entrevista con la Defensora del Pueblo, que ha considerado que había materia para posicionarse de forma que lo que no es equivalente terapéutico no se puede llamar equivalente terapéutico por criterios económicos. Esta es la postura que ha defendido la SEOM con respecto al proceso de Andalucía, que de hecho está paralizado en este momento.

“No hay la misma velocidad de acceso a algunos fármacos que en otros países”.

¿Qué opina sobre las reformas sanitarias puestas en marcha durante el último año por el Gobierno central y las comunidades autónomas, como por ejemplo las externalizaciones de los hospitales en Madrid o el RD 16/2012?

Es un tema tiene muchas vertientes. En el caso de la Comunidad de Madrid, lo que realmente nos interesa como clínicos es velar por la asistencia, por la calidad de esa asistencia, por el acceso a los recursos, por la investigación y por la docencia, pero nos interesa menos el modelo de gestión. Sin embargo, como sociedad científica sí creemos que la forma en la que se ha transmitido la información respecto a los motivos por los que esto era importante podría haber sido otra.

Las sociedades científicas, o al menos la SEOM, no han tenido ninguna información, no se ha pedido su opinión, no ha tenido más información que la que aparece en los medios de comunicación, y sí pensamos que esto es mejorable.

Con respecto a la reorganización de los servicios hospitalarios que propone el ministerio, con medidas como la redefinición de ratios o la unificación de departamentos, ¿cuál es su postura? ¿En qué afectará a la Oncología?

En Oncología estamos en el punto de mira porque usamos fármacos que suponen un gasto importante, pero siempre defendemos que hay otras muchas cosas relacionadas con la gestión del trabajo que hacemos todas las especialidades de los hospitales y que son mejorables.

Hay que contar con expertos a la hora de trabajar en cambiar modelos. En este sentido vuelvo a decir que la SEOM siempre está dispuesta a colaborar con el Ministerio de Sanidad para hacer las cosas de la forma más eficiente y más adecuada, pero reclamamos que se cuente con nuestra opinión puesto que somos los que estamos al pie de la cama del paciente, en la mesa con ellos, y en muchas ocasiones no tienes acceso a la información hasta que ya está publicada.

Reclamamos ser partícipes de las decisiones y estamos abiertos a hacer análisis en profundidad. Las cosas no son blancas o negras, ni buenas o malas, tienen matices, y nuestro compromiso es arrimar el hombro para que sea lo mejor posible, pero también decir muy claramente lo que creemos que no se puede o no se debe hacer en cualquiera de los aspectos que se plantean.

¿Qué proyectos tiene la SEOM de cara a los próximos meses?

Como comentaba antes, la SEOM tiene una línea continuista, pero hay que ser realista y saber que algunas de las cosas van a venir dadas por la inmediatez de la realidad. En los últimos años, cuando vivíamos una época en la que aún no había problemas económicos, no estaba en la cartera inmediata de nadie la desigualdad en el acceso, pero ahora es prioritario para cualquier presidente y para cualquier junta directiva.

“La Defensora del Pueblo ha considerado que había materia para posicionarse respecto a los equivalentes terapéuticos”.

Para SEOM y para mí siempre ha sido muy importante seguir manteniendo el apoyo a la investigación de calidad porque es clave y prioritario, y en un entorno de crisis aún lo será más. Cada vez competimos más por menos recursos, y en este sentido ese compromiso también existe.

Desde la sociedad queremos trabajar, y es uno de mis compromisos, en elaborar estándares de calidad asistencial para poder medir resultados en salud, que es el paso que nos falta.

Me gustaría también, de la mano del Ministerio y las comunidades, poner en marcha un proyecto ligado a un registro de pacientes que no tenemos, al registro de tumores a nivel poblacional, y definir qué es mejorable de lo que tenemos. Además, considero que tenemos que implantar una política uniforme de biomarcadores porque se están individualizando tratamientos de muchos pacientes, pero se está haciendo gracias a la colaboración de la industria farmacéutica y deberíamos estandarizarlo.

¿Qué papel juega la mujer en la Oncología? ¿Cuál es su perspectiva?

En la Oncología, como en muchas otras especialidades de la medicina, cada vez hay más mujeres. En las nuevas generaciones de estudiantes de medicina hay una inmensa mayoría de mujeres, pero sí es cierto que en los puestos de máxima visibilidad, sean institucionales o asistenciales, la presencia es más pequeña, aunque creo que está cambiando.

En mi caso, soy la primera mujer que preside la SEOM, pero quiero pensar que no seré la última. Hay muchos hombres con talento en España dedicados a muchas cosas, pero también hay muchas mujeres con talento y por qué vamos a desperdiciar ese 50 por ciento del talento. Hay que seguir trabajando y pienso que este panorama cambiará en los próximos años para que sea un porcentaje más cercano a la realidad.

Vea aquí la entrevista completa