19 dic 2018 | Actualizado: 20:20
vie 02 agosto 2013. 18.03H

Redacción. Castellón / Valencia
El conseller valenciano de Sanidad, Manuel Llombart, ha señalado que el informe de la Sindicatura de Comptes sobre resonancias magnéticas "no tiene en cuenta algunos aspectos" y ha señalado que la colaboración de la administración con la empresa que presta este servicio es muy intensa. En este sentido, ha hecho notar que la colaboración público-privada es "una herramienta más para dar la mejor sanidad a los ciudadanos".

Así lo ha manifestado este viernes el conseller del área en un acto en Castellón, tras ser preguntado por el informe 'Resonancias magnéticas: una oportunidad de ahorro', elaborado por la Sindicatura de Cuentas y que evalúa la gestión del concierto de resonancias -adjudicado a una UTE en 2008-, del cual se desprende que prestar el servicio con medios públicos permitiría ahorrar hasta 16,7 millones de euros.

Llombart ha afirmado que por lo que me le comentado, el informe "no ha tenido en cuenta determinados aspectos, como puede ser la inversión y amortización de las máquinas y la adecuación de lo que supondría la plantilla de facultativos para poder atender las necesidades que ahora están externalizadas" por lo que ha apuntado que su departamento "está analizando esos datos".

"De todos modos --ha precisado-- hay un contrato firmado en el 2008, que tiene una duración hasta el 2018, que, en principio, se está cumpliendo y la colaboración con la empresa está siendo muy intensa y en ello estamos trabajando". "Como siempre he dicho, la colaboración público-privada es una herramienta más que desde la Conselleria de Sanidad utilizaremos para dar la mejor sanidad a nuestros ciudadanos", ha declarado.

Fórmulas más rentables

De otro lado, el portavoz y vicepresidente del Consell de la Generalitat valenciana, José Císcar, ha avanzado este viernes que la Conselleria de Sanidad está negociando con la empresa concesionaria de las resonancias magnéticas fórmulas que sean "más rentables" para la Generalitat, "sin ser perjudiciales" para la mercantil. Císcar se ha pronunciado en estos términos en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, tras ser preguntado por si se han replanteado el contrato firmado con la empresa de resonancias para conseguir más ahorros.

Císcar ha recordado que el contrato firmado con la empresa concesionaria era de 10 años, y está vigente hasta 2018, ya que se suscribió en 2008. Esto "limita muchísimo el margen de maniobra, porque hay obligaciones ocntractuales asumidas", ha aseverado. No obstante, ha avanzado que ya desde antes de conocerse este informe de la Sindicatura, la Conselleria de Sanidad "está negociando" con la empresa, "dentro del margen de maniobra escaso", fórmulas que, sin ser perjudiciales para la empresa, "sean más rentables para la Generalitat".