15 dic 2018 | Actualizado: 10:00
lun 25 agosto 2014. 18.43H
Redacción. Valencia
Manuel Llombart, consejero de Sanidad de la Comunidad Valenciana, ha reiterado este lunes que los trabajadores sanitarios tienen "la información adecuada y el material necesario para actuar con los mayores niveles de seguridad" ante un posible caso sospechoso de ébola, aunque ha subrayado que la posibilidad de que se dé es "muy baja".

Manuel Llombart.

En todo caso, ha señalado que hasta la fecha, las dos sospechas registradas en la región por epidemiología y por clínica -una en La Fe y otra en el Sant Joan de Alacant, los dos centros de referencia-, se han manejado "de una forma adecuada", hasta el punto de que, según ha dicho, han recibido "felicitaciones" del Ministerio de Sanidad por ello.

Así se ha manifestado Llombart este lunes en declaraciones a los medios durante su visita a las instalaciones de la Unidad de Conductas Adictivas del Centro de Salud de Campanar, perteneciente al Departamento Valencia La Fe.

Al ser preguntado por el seguimiento del protocolo, ha explicado que se hace un "seguimiento férreo" del mismo y ha defendido que los hospitales cuentan con "el material necesario" para que, ante una posible sospecha, el personal sanitario que tenga que manejar el caso tenga la protección "adecuada", aunque ha precisado que este material" no tiene por qué ser el mismo" en todos los centros sino que "será el que consideren los técnicos" de cada uno.

De este modo, cualquier paciente con la sospecha de esta patología que se encuentre en la autonomía deberá ser remitido a La Fe o al Sant Joan, "donde sí que tienen claro el protocolo" previsto respecto al aislamiento, ha asegurado el consejero. En todo caso, ha garantizado que el material que se utilice será siempre el que marca el protocolo con el nivel de seguridad exigido.

Problemas de comunicación

Por su parte, el gerente de La Fe, Melchor Hoyos, al ser preguntado por el desconocimiento del personal de intensivos ante la información disponible en la intranet del hospital sobre el ébola, ha argumentado que los documentos "están colgados desde mayo, pero evidentemente, La Fe es un hospital muy grande" y por ello se puede producir "problemas de comunicación". "Lo que hemos acentuado es la difusión", ha especificado.

Asimismo, Hoyos ha explicado que la zona donde se cambian los trabajadores que hayan estado en contacto con sospechas del virus "está acondicionándose al protocolo". Así, ha apuntado que se debe "tener en cuenta que un protocolo que trata una patología como ésta, que no se suele tratar, es un documento flexible que hay que ir revisando".

En este sentido, ha explicado que la pasada semana se celebró una reunión informativa y se ha mantenido otra este mismo lunes con el comité de seguimiento en el que "están representados todos los servicios y todos los profesionales, revisándose todos los supuestos".