Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Llega a España una alternativa para epilepsia no controlada

Es una nueva opción terapéutica para el 30 por ciento de pacientes no respondedores

Lunes, 28 de noviembre de 2011, a las 22:25

Sandra Melgarejo / Foto: Pablo Eguizábal. Madrid
Alrededor de 400.000 personas tienen epilepsia en nuestro país y un 30 por ciento de ellas no responde a los tratamientos. A partir de ahora, este grupo de pacientes cuenta con una nueva opción terapéutica: retigabina, comercializada por GlaxoSmithKline (GSK) como Trobalt. Se trata de “un fármaco de última generación que favorece la apertura de los canales de potasio, que desempeñan un papel fundamental en la regulación de la excitabilidad neuronal y en el control de las crisis”, ha explicado Mercedes Martín Moro, neuróloga del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, quien ha subrayado que “no había ningún fármaco disponible con este mecanismo de acción” hasta la fecha.

Mercedes Martín Moro y Vicente Villanueva.

Retigabina está indicado para el tratamiento complementario de las crisis parciales, con o sin generalización secundaria, en adultos con epilepsia resistente a fármacos. Martín Moro ha detallado que este antiepiléptico ha demostrado en dos ensayos clínicos de registro una reducción de hasta el 55 por ciento en la frecuencia de las crisis comparado con placebo; hasta un 55 por ciento de los pacientes se consideraron respondedores (redujeron sus crisis a la mitad), y en un 31 por ciento se redujeron más del 75 por ciento.

Además, “los resultados a 24 meses han mostrado una reducción mantenida en la frecuencia de crisis, con una tasa de respuesta que llega casi al 70 por ciento y un 11,5 por ciento de pacientes libres de crisis al año de tratamiento”. Esto, unido a “un perfil de tolerabilidad alto”, hace que el mecanismo de acción de retigabina sea “una diana muy importante para el tratamiento de la epilepsia”, ha afirmado la neuróloga.

“La epilepsia resistente a fármacos representa un enorme coste de salud, social y económico, tanto para los pacientes como para sus familiares y la sociedad en general”, ha comentado Vicente Villanueva, coordinador de la Unidad Multidisciplinar de Epilepsia del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia. Este especialista ha presentado los resultados del estudio Espera, que revelan que “los pacientes farmacorresistentes tienen un mayor riesgo de accidentes, de depresión y de visitas a Urgencias que los respondedores”.

Asimismo, las personas con epilepsia resistente a fármacos tienen “una puntuación más baja en todos los índices de calidad de vida y el coste de su enfermedad supone unos 6.000 euros por paciente al año, mientras que la de los respondedores es de 4.000 euros”. En opinión de Villanueva, “la identificación de estos pacientes es fundamental para establecer diagnósticos y tratamientos precozmente”. Este especialista se ha mostrado optimista porque “las nuevas opciones terapéuticas como Trobalt permiten que haya más pacientes libres de crisis y mejorar su calidad de vida”.