Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Laura Garrido: “Habrá que hacer muchos ajustes porque el dinero no da para todo”

Aunque cree que la falta de financiación “no perjudicará a la calidad de la sanidad”

Lunes, 10 de octubre de 2011, a las 18:33

Leire Sopuerta Biota.
La portavoz del PP en la Comisión de Sanidad del Parlamento del País Vasco, Laura Garrido, ha asegurado que la falta de financiación motivada por la crisis económica “no perjudicará a la sanidad”, aunque sí ha reconocido que “habrá que hacer muchos ajustes porque el dinero no da para todo”.

Laura Garrido, del PP.

A juicio de la portavoz popular, “hay que establecer prioridades y la sanidad una de ellas”. “Hay muchos gastos que se pueden recortar en la Administración pública, donde hay mucho gasto superfluo y cargo de confianza que se puede ajustar para destinar ese dinero adonde se necesita, por ejemplo, la sanidad”.

Junto a este propósito, el PP se marca también como objetivo garantizar las inversiones en materia sanitaria. “Antes la sanidad vasca era siempre referente y en los últimos años de gobierno nacionalista hemos perdido esas posiciones de liderazgo, por tanto, ha dicho Garrido, “creemos que hay que hacer un esfuerzo en la consolidación de las infraestructuras hospitalarias y en materia de recursos humanos2. En este sentido, ha defendido que hay que dar “más estabilidad a los profesionales, así como atraer a más sanitarios”. Uno de los mayores obstáculos para que esto pueda ser, ha explicado, “es la valoración del euskera, que creemos que hay que revisar”.

Asimismo, el PP apuesta por potenciar la Atención Primaria y fomentar un cambio del sistema sanitario hacia el paciente crónico. “Es una de las cuestiones en las que estamos en total sintonía con el consejero Rafael Bengoa”. Un proyecto que lleva implícito el nuevo hospital de crónicos de Vitoria, “que será referencia a nivel nacional”. Si bien, ha remarcado Garrido, “el consejero tiene que comprender que ante un proyecto como este hay que involucrar a los profesionales, a los que les afectan los cambios, por eso ellos tienen que estar en la toma de decisiones”.

La portavoz ha lamentado que la comunidad vasca tenga un déficit de profesionales, aunque estamos mejor que en otras comunidades”. Ante esta situación, desde el PP se solicita que “no existan trabas a la hora de contratar profesionales y el euskera es una traba”. Por eso, aunque Garrido ha agradecido el “esfuerzo” del Departamento de Sanidad al convocar una OPE, “consideramos que se debería haber revisado más la puntuación del euskera porque creemos que sigue siendo determinante a la hora de acceder a Osakidetza”. Hay muchos y muy buenos profesionales que no pueden trabajar en Osakidetza por la valoración del euskera, ha afirmado. “Esta OPE era una oportunidad para haber cambiado las cosas”.

También ha sido crítica Garrido con la política de Bengoa en materia de prevención del cáncer de mama. “Una de las reivindicaciones histórica del PP es la ampliación del programa de detección precoz del cáncer de mama a partir de las 45 años, como ya se da en otras comunidades” y el Departamento no quiere admitir esta propuesta. “Notamos cierta precipitación en su política preventiva”, ha declarado, tras explicar que Sanidad ha retirado ya varias propuestas presentadas. “Hasta noviembre tienen de plazo para presentar el plan que desarrollarán y el PP estará muy atento porque es una cuestión muy sensible, ya que la incidencia de este tipo de cáncer en mujeres menores de 50 años cada vez es mayor”.

Respecto al trabajo de la Comisión de Sanidad, Garrido cree que “todos los integrantes de la misma somos conscientes que es una materia enormemente sensible y cualquier cuestión que se plantea es analizada con rigor”. A su juicio, “hay que recortar, pero gestionar de forma eficaz y eficiente. Hacer más con menos. Y esforzarse mucho, además de replantearse algunas cuestiones”.

Para la portavoz popular “es un buen momento para plantearnos cómo estamos gestionando la sanidad y buscar una forma para que se dé servicio de calidad con el menor coste posible”. Garrido considera que “hay posibilidades de acuerdo entre los grupos parlamentarios para que la sanidad vasca sea una sanidad referente”.