Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:40
Jueves, 17 de enero de 2013, a las 01:02

Enrique Pita / Imagen: Adrián Conde. Madrid
Las nuevas tecnologías han permitido establecer nuevas vías de comunicación entre pacientes y profesionales de la salud, pero también un acceso diferente del paciente a los recursos sanitarios. Bajo esta premisa han celebrado una jornada en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid la Fundación Tecnología y Salud y la Fundación Educación para la Salud (Fundadeps), donde se ha abordado la necesidad y el compromiso de la industria para transitar el camino de las nuevas tecnologías permitiendo  una mejor gestión de los recursos tecnológicos, tanto por parte de los pacientes como de los profesionales, para mejorar en la prevención y la gestión de la enfermedad.

De izquierda a derecha: Juan Carlos Martín, del Servicio de Medicina Intensiva del Hospital Clínico San Carlos; Margarita Alfonsel, secretaria general de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin); Mercedes Alfaro, subdirectora general de Información Sanitaria e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; Javier Colás, presidente de la Fundación Tecnología y Salud, y María Sáinz, presidenta de Fundadeps.


“En tiempos de dificultades presupuestarias se debate sobre distintas posibilidades para alcanzar la mejor eficiencia, pero todos estamos de acuerdo en la necesidad de afrontar cambios para hacerlo más sostenible, y esto pasa necesariamente por avanzar hacia una mayor responsabilidad del individuo en su propia salud, que es la clave para la prevención y la gestión de la enfermedad”, ha asegurado Javier Colás, presidente de la Fundación Tecnología y Salud, que ha añadido que “las tecnologías de la información y la comunicación deben ser fuente de innovación y de creación de un tejido industrial”. En este sentido, ha mostrado la disposición de la industria “a contribuir en el desarrollo de herramientas que colaboren en la educación para la salud”:

Por su parte, la subdirectora general de Información Sanitaria e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Mercedes Alfaro, ha señalado que “las TICs se han convertido en una herramienta imprescindible en la relación entre agentes del sector salud, pacientes, administración, etc.”, pero “es necesario debatir si lo estamos haciendo bien, qué oportunidades se han aprovechado, cuáles se han dejado atrás y cuáles están por llegar”.

Y ahí entran en juego distintos proyectos en los que trabaja el Sistema Nacional de Salud en su conjunto como la tarjeta sanitaria que permita la identificación inequívoca del paciente, la historia clínica accesible desde cualquier punto del SNS, y la receta electrónica interoperable. “Con esto se quiere sentar las bases para todo lo demás, una política orientada al paciente en la que la educación para la salud sea uno de los mayores activos”.