Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 15:30

Las tarjetas sanitarias posteriores a marzo de 2012 no caducan

Solo debe solicitarse una nueva en caso de deterioro, pérdida o cambio de datos

Lunes, 20 de mayo de 2013, a las 15:48

Redacción.Oviedo
La Consejería de Sanidad ha informado que las tarjetas sanitarias cuya fecha de caducidad sea coincidente o posterior a marzo de 2012 se consideran “no caducadas” y no será necesario renovarlas a no ser que se precise modificar los datos de la misma, se extravíe o se deteriore, en cuyo caso se procedería a la emisión de una nueva.

Actualmente la tarjeta sanitaria no tiene caducidad y desde Noviembre de 2012 tampoco referencia explícita alguna a la condición del asegurado o a la prestación farmacéutica.

Celia Gómez, gerente del Sespa.

Por tanto su vigencia depende exclusivamente de que se sigan cumpliendo los requisitos mínimos para ser usuario de la misma, en este caso residir en Asturias y tener reconocida la condición de asegurado o beneficiario de un asegurado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o ser afiliado o beneficiario de un afiliado de MUFACE, MUGEJU o ISFAS y optar por recibir la asistencia sanitaria a través del Sistema Nacional de Salud.

Sanidad ha recordado que aquellas personas que necesiten solicitar la tarjeta deberán acudir a su centro de salud y presentar el documento de identidad y, en el caso de beneficiarios, un documento expedido por el INSS que acredite dicha condición. Para los asegurados titulares es suficiente con presentar un documento que acredite su número de afiliación a la Seguridad Social  y, en su caso, la situación como pensionista o perceptor de alguna prestación.

En el caso de afiliados a MUFACE, MUGEJU o ISFAS, la tramitación exige el documento de afiliación expedido por la mutualidad y el número de Seguridad Social asignado por la Tesorería General de la Seguridad Social.

Por último, la Consejería ha recordado que dicha tarjeta  es personal e intransferible, necesaria para recibir asistencia sanitaria y que, en el caso de tramitar una nueva, el resguardo será válido para acceder a los servicios sanitarios hasta que esta sea recibida.