15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Primaria, en desacuerdo al criticar la reforma de Mato

Desde Semfyc se critica la retirada de la tarjeta a inmigrantes, Semergen se centra en el copago, mientras SEMG denuncia el recorte en derechos laborales

Jueves, 26 de abril de 2012, a las 21:43
Redacción. Madrid

Josep Basora, presidente de Semfyc.

Las tres sociedades nacionales de médicos de Atención Primaria (AP), Semfyc, Semergen y SEMG han enviado sendos comunicados en los que critican el Real Decreto de medidas urgentes de reforma del sistema sanitario, publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Sin embargo, la falta de coordinación entre las tres ha hecho que cada una emita mensajes distintos, se ofrezca a colaborar con el Ministerio por separado y focalice sus quejas en aspectos no compartidos por el resto, difuminando así el mensaje de los médicos de Atención Primaria españoles.

En concreto, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), ha advertido sobre los riesgos sanitarios de dejar a los inmigrantes en situación administrativa irregular sin tarjeta sanitaria, decisión que no comparten con el Ejecutivo dado que, restringir su atención a través de las

José Luis Llisterri, presidente de Semergen.

urgencias, puede generar mayores gastos y dificultar el control deenfermedades transmisibles como la tuberculosis. Según Semfyc, “se excluye a un porcentaje de la población que vive en España de la asistencia sanitaria, que es un derecho humano básico”, con “un ahorro potencial muy bajo” y perjudicando gravemente a los inmigrantes que requieran de un seguimiento por patología crónica.

Por su parte, la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha preferido centrarse en el pago de los medicamentos según la renta, argumentando que “el problema no son los precios de los fármacos,sino los niveles de consumo, que no han parado de aumentar en

Benjamín Abarca, presidente de SEMG.

los últimos años”. “Nos preocupa que el copago farmacéutico en los colectivos conrentas más bajas pueda afectar al cumplimiento terapéutico y control de la enfermedad. Es necesario establecer mecanismos de seguimiento y evaluación periódicas para detectar deficiencias y aumento de la morbilidad”, señalan.

La Sociedad Española de Medicina General y de Familia (SEMG), por último, ha expresado el “rotundo rechazo ante todas aquellas medidas que constituyen un ataque directo a los profesionales sanitarios. Los afectados por estas modificaciones son profesionales que han ido adquiriendo, a lo largo de una extensa carrera profesional, los derechos laborales que ahora se les usurpan sin que exista justificación, ninguna evidencia de que estas modificaciones garanticen sostenibilidad ni mejoren calidad y seguridad. Esta decisión plantea una inseguridad jurídica dado que sienta el precedente de que unilateralmente se pueda modificar las condiciones laborales”. Además, SEMG también censura que se “catalogue” a las personas como “asegurados”, algo que “conceptualmente supone un paso atrás”.