14 nov 2018 | Actualizado: 16:30

Las reivindicaciones de Facme se politizan con el apoyo del PSOE a su manifiesto

Los socialistas comparten con la Federación su temor ante el “deterioro irreversible de la sanidad pública española”

Jueves, 07 de febrero de 2013, a las 13:37

Redacción. Madrid
Trinidad Jiménez, secretaria de Política Social del PSOE, y Guadalupe Martín, portavoz adjunta de Sanidad, se han reunido este jueves en el Congreso de los Diputados con el presidente de la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme), José Manuel Bajo Arenas, para manifestarle su apoyo y su preocupación común por el “deterioro irreversible de la sanidad pública española”.

Trinidad Jiménez, secretaria de Política Social del PSOE; Guadalupe Martín, portavoz adjunta de Sanidad; y José Manuel Bajo Arenas, presidente de Facme.

A este respecto, los socialistas han decidido apoyar el manifiesto hecho público hace unas semanas por Facme, con el apoyo el Consejo General de Colegios de Médicos de España (Cgcom) y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), en el que piden potenciar la gestión clínica y una colaboración estrecha con los profesionales para consensuar las reformas.

El apoyo explícito del PSOE a este manifiesto supone un arma de doble filo para Facme, ya que recibe un importante respaldo por una parte, mientras por la otra abre la puerta a la interpretación partidista de sus reivindicaciones. Esta sospecha de “politización” ya la plasmaron los 11 consejeros de Sanidad del Partido Popular cuando Redacción Médica adelantó el primer borrador de este manifiesto.

“Nuestra preocupación es cada día mayor por el deterioro paulatino pero constante de nuestro sistema sanitario público”, ha señalado la secretaria de Política Social del PSOE. Durante el encuentro, Jiménez ha recordado que los socialistas rechazan la privatización de la gestión de la sanidad pública. “Las iniciativas que está llevando adelante el PP donde gobierna, como Comunidad Valenciana, Madrid o Castilla-La Mancha, suponen considerar la sanidad como un bien de consumo más, cuando la salud de las personas debe ser tratada como un servicio público y no como un mero objeto de consumo más”.

La representante del PSOE ha reclamado además al Gobierno que rectifique y ponga en marcha un “diálogo riguroso y urgente tanto con los profesionales sanitarios, como con el resto de partidos políticos y agentes sociales”.