15 nov 2018 | Actualizado: 21:10

Las personas con VIH que necesiten acceder a la cirugía facial reparadora podrán hacerlo a partir de abril

Serán derivados por la Consejería de Sanidad a centros acreditados de España

Miércoles, 28 de marzo de 2012, a las 17:48

José Francisco Díaz, Carmen Martín y Santiago Echeverría.

Redacción. Santander
Todas las personas con VIH que precisen acceder a la cirugía facial reparadora en Cantabria podrán hacerlo a partir de principios del próximo mes de abril, cuando la región comenzará a derivar a centros acreditados de España a los pacientes con lipoatrofia facial asociada al sida.

De esta forma, se da respuesta a una demanda de los afectados y se cumple un compromiso prioritario de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, según ha destacado el director general de Salud Pública, José Francisco Díaz, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por Carmen Martín, presidenta de Accas y miembro de la Comisión Ejecutiva de Cesida, y el doctor Santiago Echevarría, que será el profesional encargado de valorar y establecer los criterios de derivación.

Se trata de una medida que ya trasladó la vicepresidenta y consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, a la presidenta de Accas durante la reunión que mantuvieron. Según ha precisado el director general, ya se han abierto los canales de colaboración con el Ministerio, se ha nombrado a la persona responsable de la coordinación en el SCS, y ha habido contactos con el Gobierno Vasco para la posible derivación a la clínica Donostia y con otros hospitales del país. “No es un anuncio, es un hecho”, ha afirmado el responsable de Salud Pública del Ejecutivo, quien ha destacado que “el día de hoy marca un antes y un después para estos pacientes”.

En concreto, Cantabria pasará a integrarse en el protocolo de uso tutelado de la cirugía reparadora de la lipoatrofia facial asociada al VIH-sida, puesto en marcha en 2009, para un periodo de tres años. Supuso, en primer lugar, la acreditación de centros para llevar a cabo las intervenciones, a propuesta de las comunidades autónomas, y la posterior aplicación de la cirugía reparadora con cargo al Fondo de Cohesión del Sistema Nacional de Salud.

Según ha precisado el director de Salud Pública, “la negligencia e indiferencia del anterior Gobierno” generó en Cantabria “una situación de discriminación e injusticia ya que Cantabria fue la única comunidad autónoma en la que no se había intervenido ni derivado para ninguna intervención a ningún paciente”.
“Vamos a intentar recuperar el tiempo perdido en estos dos años”, ha asegurado José Francisco Díaz, quien ha precisado que entre 30 y 50 pacientes cántabros podrían necesitar este tipo de intervención.