15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Primer descenso de infecciones hospitalarias en 22 años

Neumonía, bacterianas y quirúrgicas ‘de órganos’, las únicas que aumentan en una media inferior a la Unión Europea

Jueves, 03 de mayo de 2012, a las 19:18
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
En los 22 años de historia del Estudio Epine sobre infecciones hospitalarias, 2011 ha marcado un punto de inflexión con un descenso de medio punto en estas patologías, o lo que es lo mismo, 24.000 infecciones menos. Datos que equivalen, según la presidenta de la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública, Berta Uriel, a entre 250 y 400 fallecimientos menos y un ahorro estimado de 48 millones de euros. Uriel ha acompañado a la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, y a la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, Mercedes Vinuesa, en la presentación de estos positivos datos que tienen sin embargo tres excepciones, las infecciones que han aumentado: neumonía (y de vías respiratorias en general), bacterianas y quirúrgicas ‘de órgano’.

La secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, ha presidido la presentación del Estudio Epine 2011, acompañada por la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, Mercedes Vinuesa (izq), y la presidenta de la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública, Berta Uriel. A la izquierda, Josep Vaqué, Jefe de Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Vall de Hebrón de Barcelona.

Además del balance mencionado, el recorrido del estudio Epine en estos años ha sumado 164 hospitales participantes desde 1990, lo que ha propiciado en 2011 el análisis de 61.222 pacientes. Para Farjas, este resultado histórico es fruto de intensificar la estrategias de seguridad paciente (España es desde 2006 parte de la Alianza Mundial de la OMS) y de campañas como la de higiene de manos, extendida por el Ministerio a Atención Primaria, en línea con las directrices internacionales.

La secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas.

Tras la intervención de la secretaria general, el Jefe de Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Vall de Hebrón, Josep Vaqué, ha sido el encargado de radiografiar la evolución de las infecciones nosocomiales desde 1990 hasta el día de hoy admitiendo “la sorpresa” por ese medio punto de descenso experimentado en los hospitales de agudos. Con 6,28 casos por cada 100 pacientes, España se sitúa ahora por debajo de la media europea (7 por ciento), si bien expertos como Vaqué llaman también la atención sobre el aumento de la edad de los pacientes, con una media superior a los 64 años (más del 50 por ciento), lo que a su vez aumenta el riesgo de infección por sus condiciones de inmunodepresión.

Por áreas, la de Medicina Intensiva es la que recoge un mayor volumen de infecciones nosocomiales, siendo la urinaria la más frecuente. En cuanto al incremento de casos, Vaqué ha destacado la neumonía (y demás infecciones de vía respiratoria), así como las bacterianas y las infecciones quirúrgicas ‘de órgano’. Estas últimas se deben, según el experto del Vall de Hebrón, al aumento de “las cirugías más complicadas, como los trasplantes”. Otro de los datos positivos a destacar es que el 75 por ciento de las intervenciones en 2011 se produjeron en los tres primeros días de ingreso, lo que reduce significativamente el riesgo de patologías. Y como causas del descenso en términos globales, Vaqué ha resaltado la campaña de higiene de manos, los programas de bacteriemia y neumonía ‘cero’ y el ‘turnover’ asistencial que ha permitido estancias medias más cortas que en años anteriores.

Un 12 por ciento de hospitales no cumplen la media

En el otro extremo de la balanza se encuentra el 12 por ciento de hospitales que se desmarcan de esta ventajosa media nacional y que superan los 10 casos por 100 pacientes ingresados que sufren infección nosocomial. La resistencia a los antimicrobianos, “constante para muchos de los microorganismos de presencia hospitalaria", según Vaqué, es otra de las variables que preocupan a los expertos.