Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

Tardan diez minutos en dispensar un medicamento con receta electrónica

El IB-Salut está implantando una nueva versión del programa

Martes, 07 de junio de 2011, a las 17:16

Redacción / E. P. Palma de Mallorca
El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Baleares, Antoni Real, ha asegurado que las 419 farmacias de la comunidad están detectando desde hace unos días un retraso en el proceso de dispensación de medicamentos de los usuarios con receta electrónica. Esta situación hace que los pacientes “tengan que esperar unos diez minutos para recibir sus medicamentos”.

Antoni Real.

Real ha aclarado que este hecho es debido "a causas totalmente ajenas a su actividad", puesto que el problema “tiene su origen en la implantación de una nueva versión del módulo de receta electrónica en las farmacia de las islas por parte del Servicio de Salud de Baleares (Ib-Salut)”.

“Los pacientes tienen que esperar un rato para poder recoger sus medicamentos, una situación que se hace más acuciante al mediodía”, ha precisado Real, quien ha añadido que se trata de "informar a los usuarios del origen del problema”, aunque no les pueden concretar cuando estará resuelto, porque no depende de ellos. Por ello, desde el Colegio de Farmacéuticos han pedido disculpas a todos los usuarios por las molestias que está causando la actualización del sistema.

El presidente del colegio balear ha apuntado que a día de hoy el 70 por ciento de los baleares ya utiliza la receta electrónica. El porcentaje más elevado de usuarios con esta herramienta está en las Pitiusas, donde la usan el 80 por ciento de la población. En Mallorca y Menorca es del 65 por ciento. El motivo de esta disparidad radica en que en Ibiza se implantó la receta electrónica a finales de 2006, dos años antes que en Mallorca y Menorca, ha recordado Real. Junto con Baleares, las CCAA de Andalucía, Extremadura, Cataluña y Galicia "son las más adelantadas en la implantación de la receta electrónica", ha señalado.

Pese a “pequeños problemas puntuales” en su utilización, como el de ahora, se trata, según el presidente colegial, de “un gran proyecto” que generalmente funciona “aceptablemente”. “Con este sistema salimos beneficiados todos: la Administración, los farmacéuticos y el paciente”, ha añadido.