Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:55
Jueves, 26 de septiembre de 2013, a las 18:44

Redacción. Zaragoza
El pleno de las Cortes ha rechazado una moción presentada por el PSOE que pedía al Gobierno autonómico que retirara el plan por el que pretende cerrar las unidades de salud mental actuales y reubicarlas en dos grandes "y estigmatizantes" centros de salud mental en Valdespartera y Sagasta, en Zaragoza.

La iniciativa precisaba que así lo "solicitan todas las asociaciones de vecinos, profesionales, pacientes y familiares". Además, reclamaba la convocatoria del Consejo Asesor de Salud Mental para evaluar las necesidades de las nuevas acciones que se han de desarrollar en este ámbito.

La moción ha contado con el apoyo de PSOE, CHA e IU, que han sumado 29 voto, y el rechazo los grupos que sostienen al Gobierno, PP y PAR, con 36 votos en contra. Este último grupo ha presentado una enmienda de modificación que no ha sido admitida.

El diputado del PSOE, Eduardo Alonso, ha criticado al Ejecutivo por querer "reinventar el modelo del manicomio, hurtando derechos a los enfermos mentales" y proponiendo una fórmula que los "estigmatiza" y ha defendido el actual modelo de salud mental comunitaria, donde los pacientes son atendidos "en lugares más próximos" a su domicilio y con "la cooperación de los equipos de primaria".

Esto último favorece "la integración sociolaboral" y es un sistema "menos caro y sostenible", ha afirmado, para opinar que el informe que esgrimió el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, para explicar el cambio es "sesgado" y parece "escuchar a los amigos a cambio de prebendas".

La diputada del PP, Carmen Susín, ha respondido que el documento al que alude Alonso fue aprobado por los 22 miembros del servicio de Psiquiatría del Hospital Miguel Servet de Zaragoza y fue elaborado después de que el jefe de psiquiatría del mismo pidiera, de forma "amplia", una "modificación" del servicio.

Por eso, "es algo más serio" y el Departamento "lo asumió", ha dicho, para añadir que supone la creación de dos centro de salud mental comunitarios, en Sagasta y Valdespartera, la apertura del hospital de día del Servet, "construido hace mucho años", pero cerrado "por falta de plantilla" y que "se posibilite el aumento de camas en el Servet", todo esto "sin recorte de plantilla".