19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Las clínicas privadas alertan de una disminución de la concertación desde las autonomías por la crisis

Apuntan que este tipo de contratos supone entre un 20 y un 25 por ciento de su facturación

Jueves, 26 de abril de 2012, a las 19:14

F. E. Madrid
Carlos Rus, gerente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas, denuncia que las comunidades que están teniendo problemas económicos, “que son muchas”, están optando “por la disminución de la concertación con la privada. Lo están utilizando como una palanca de ahorro, desde mi punto de vista totalmente equivocada”.

Carlos Rus.

Por poner un ejemplo de la situación generada, Rus señala que hay comunidades autónomas, “que con el presupuesto actual, según comentan sus propios consejeros, tienen hasta el mes de marzo, y que para llegar a septiembre lo que han hecho es quitar los conciertos de cataratas, de prótesis de rodilla y de cadera. Entendemos que hasta final de año seguirán recortando, y una de las formas más sencillas que tienen es esta”.

Y está equivocado este razonamiento, según Rus, porque la sanidad privada siempre ha tenido un papel complementario con la sanidad pública: “Si eliminan la concertación van a saturarla. Además, somos mucho más eficientes en costes. Si se analizan los comparativos de costes, los hospitales públicos tienen unas tarifas mucho más elevadas. Entendemos que esta política es pan para hoy y hambre para mañana, ‘ahora hago caja’, pero no toman las medidas estructurales que deben abordar”.

Pone también como ejemplo que la “Ley de Garantías establece unos plazos a partir de los cuales el paciente directamente podía ir a la sanidad privada y ser atendido en ella. Ahora Castilla-La Mancha la ha modificado y los pacientes necesitan una autorización previa. Con el control de estas autorizaciones la Consejería de Sanidad pretende controlar el gasto y están provocando lista de espera en la privada”. Además, en Aragón, “recientemente el consejero ha sido muy claro. Ha dicho que primará la pública e irá reduciendo la participación de la privada”.

Incidencia directa

La reducción de los conciertos tiene una incidencia directa en la sanidad privada, argumenta Rus, que afirma que dentro de la facturación de un hospital privado, según el caso, la concertación puede llegar a suponer un 90 por ciento, si bien, la media ronda el 20 – 25 por ciento de su facturación. “Estamos en una situación en la que Muface ha subido la aportación, pero no se ha transmitido a las clínicas; en la que las compañías aseguradoras están apretando un poquito, y en la que la concertación por parte de la consejerías baja, aunque tenga un mayor coste hacerlo con sus propios recursos. Nos está afectando de forma negativa”, apunta.

Por último, el gerente de la FNCP señala que, precisamente, Castilla-La Mancha acumula retrasos con hospitales que tienen concertados de 800 días y, la Comunidad Valenciana tiene facturas pendientes desde abril de 2009. “Mientras que no se materialicen los sistemas de pago y las ayudas del Gobierno y empiecen a pagar… Si un hospital no tiene claro cuándo va a cobrar la planificación se hace muy complicada. Además, el nuevo decreto permite que la quita sea un criterio de prioridad, lo que repercute en un mayor perjuicio”.