Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Martes, 29 de julio de 2014, a las 19:46
Redacción. Oviedo
Los gerentes de las áreas sanitarias de Mieres, Ricardo Arbizu, y el Valle del Nalón, Francisco del Busto, han suscrito este martes un pacto complementario al contrato de gestión que firmaron con el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), por el que se comprometen a cooperar en la realización de endoscopias y la atención al paciente crítico en sus respectivas zonas.

Tácito Suárez.

El gerente del Sespa, Tácito Suárez, ha explicado en nota de prensa que el acuerdo, que estará vigente durante el periodo 2014-2015, concreta las condiciones del trabajo en red para proporcionar a los ciudadanos las mejores prestaciones de salud, con los recursos adecuados y en un entorno de calidad, seguridad, innovación y eficiencia. Suárez ha precisado que se trata de las dos primeras líneas de una colaboración "que se extenderá a otros aspectos relacionados con la nefrología, la urología, el servicio de prevención de riesgos laborales, la medicina preventiva y la cirugía de determinados cánceres ginecológicos".

El documento establece unos protocolos claros de actuación ante situaciones que puedan producirse en ambas áreas sanitarias relacionadas con la realización de endoscopia diagnóstica y terapéutica avanzada y la atención al paciente en estado crítico.

Las dos áreas sanitarias colaborarán en el campo de la endoscopia digestiva avanzada, bien a través de la colaboración en la formación o intercambio de conocimientos entre los profesionales, bien mediante el traslado de pacientes a una unidad concreta para la realización de determinados procedimientos. Las actuaciones se centrarán en las necesidades y expectativas del paciente, primando su seguridad. El acuerdo prevé unas 86 colonoscopias y cinco pruebas técnicas para eliminar divertículos al año para los dos hospitales, lo que supone una media de 1,75 procedimientos a la semana.

En relación con la atención al paciente crítico, el pacto describe la cartera de servicios de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del área VIII (Langreo), a donde serán derivados los pacientes del área VII (Mieres) que, de acuerdo con el criterio médico, precisen el ingreso en esta unidad y que se calcula ronden los 20 anuales.

El gerente del Sespa ha subrayado que este tipo de colaboración, que desarrollan también las áreas de Oviedo y Cangas del Narcea, y Gijón y Arriondas, supone un "paso adelante" para potenciar y compartir las fortalezas de ambos centros, "lo que permitirá acercar los servicios al ciudadano y seguir mejorando la asistencia sanitaria que se presta en ambas cuencas".