Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00

Las agencias de calificación alertan del gasto sanitario

“Las elevadas coberturas sociales de estos países y el rápido empeoramiento de sus perfiles demográficos les dejan con poco margen de maniobra”, indican

Martes, 31 de enero de 2012, a las 17:11

Redacción. Londres
La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) considera que el incremento del gasto público relacionado con el mantenimiento de las coberturas sanitarias amenaza la solvencia de los países del G-20, principalmente la de las economías desarrolladas de Europa, EEUU y Japón, que podrían ver cuestionados sus 'ratings' a mediados de la presente década si no toman medidas adicionales para encauzar la situación.

Marko Mrsnik, de la agencia Standard & Poor's.

Un informe elaborado por la calificadora de riesgos constata que la carga fiscal asumida por los gobiernos en el periodo comprendido entre 2010 y 2050 se incrementará significativamente en la próxima década, registrándose el mayor deterioro de las finanzas públicas en Europa y otras economías avanzadas del G-20, como Japón y EEUU.

"Las elevadas coberturas sociales de estos países y el rápido empeoramiento de sus perfiles demográficos les dejan con poco margen de maniobra para gestionar el gasto en sus sistemas sanitarios en relación con las economías emergentes, donde el crecimiento demográfico y económico aún es ligeramente más favorable", apunta la agencia.

En este sentido, S&P apunta que, mientras las pensiones continuarán siendo la mayor partida de gasto para las economías avanzadas, el desembolso en coberturas sanitarias será el que registrará el mayor crecimiento en las décadas venideras. De este modo, asumiendo que no se implementan cambios en las políticas, Alemania, EEUU, Reino Unido, Francia y Japón registrarán un alza del gasto sanitario equivalente a seis puntos porcentuales del PIB hasta 2050.

"Proyectamos que los costes sanitarios para una economía avanzada típica alcanzarían el 11,1% del PIB en 2050, frente al 6,3% que representaban en 2010", señala la agencia, que destaca que los costes sanitarios representarán la mayor parte del aumento de la partida de gasto relacionada con el envejecimiento de la población.

"Existen beneficios para una temprana y continua implementación de reformas del gasto sanitario", señala el analista de S&P Marko Mrsnik, quien advierte de que, "a medida que evejezca el perfil demográfico de los electores, el clima político para reformar las pensiones y el sistema sanitario será cada vez más complicado".