Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 12:05

Mas, a 11 promesas sanitarias de ser ‘president’

La agrupación pide que se reduzcan un 50% las listas de espera en un plazo de seis meses

Viernes, 13 de noviembre de 2015, a las 11:36
Redacción. Madrid
La formación del gobierno de la Generalitat sigue en el aire. En la toma de decisión final mucho tiene que decir la CUP y, aprovechando este protagonismo, ha publicado un documento que titula 'I ara què? Fil a l'agulla' (¿Y ahora qué? Manos a la obra), donde expone sus exigencias y los planteamientos en las negociaciones. La sanidad tiene su propio espacio. Y, de aplicarse, implicaría revertir muchas acciones de los últimos años de gobierno de CiU.

En su momento, ya detalló algunas de sus peticiones en materia sanitaria. Pero, debido al estancamiento en el que se encuentra el proceso de formación de gobierno, la CUP ha decidido ser mucho más concreto.

Antonio Baños, de la CUP.

El modelo de gestión sanitaria es un aspecto importante en el que chocan ambos partidos. La CUP ya ha mostrado en contadas ocasiones su claro rechazo a la privatización. Si bien ahora concreta más y solicita la retirada “definitiva” de los proyectos de privatización del Consorcio Sanitario de Lleida, los planes funcionales de Tarragona y el Valle del Penedés, además del proyecto de CIMS de Girona.

Y, de igual modo, aboga por paralizar los proyectos de privatización de Atención Primaria,  entendiendo que son todos aquellos que escapan del control público, y pasan a ser “absorbidos por fórmulas empresariales”. También se muestran contrarios “al modelo de las EBA”, a las Unidades de Gestión Asistencial de Atención Primaria, y a todas aquellas fórmulas que supongan “una desinversión asistencial y ganancias empresariales”. 

Entre las exigencias de la CUP está también la derogación definitiva de la instrucción 5/2015 de CatSalut, que permite la prestación de asistencia sanitaria en los centros privados del SISCAT (sistema sanitario integral de utilización pública de Cataluña). Se opone también al proyecto Visc+ de venta de datos sanitarios. Y solicita que las mujeres lesbianas puedan acceder a los tratamientos de reproducción asistida.

En materia de sanidad pública, la CUP defiende la apertura o reapertura de “inmediata y las 24 horas del día durante todos los días del año” de los Centros de Urgencias de Atención Primaria de Guineueta, Montacada i Reixach, Gerdanyola y Gatassa, “y todos aquellos que sean necesarios para rehuir de una atención hospitalocentrista” y obliguen al paciente a hacer un “exceso” de kilómetros para ser atendido.

Las listas de espera tienen también su espacio en el documento. Ya anunciaron que querían una reducción de las cifras, y ahora concretan mucho más. La agrupación política pide que se reduzcan “un 50 por ciento en el plazo de seis meses” en los siguientes casos: para la primera visita al especialista, para realizar pruebas diagnósticas o en el caso de estar esperando una intervención quirúrgica.

En el documento también recoge una demanda ya defendida por la CUP, como es la de “optimizar la utilización de los quirófanos en turno de mañana y tarde”. Y solicita también recuperar las camas “que se han eliminado o cerrado”. Asimismo, cree necesario también dotar “del presupuesto necesario” y “del personal del que se ha prescindido”.

También reclama que los tratamientos a todas las personas afectadas por hepatitis C, trasplantadas y con tratamientos oncológicos y garantizar el acceso a los tratamientos médicos y farmacológicos “de forma universal y a todas las personas, independientemente de su situación administrativa”. Por último, piden una revisión de la política “restrictiva” de los dictámenes del I’ICAM (Instituto Catalán de Evaluaciones Médicos). 

ENLACE RELACIONADO

Las condiciones sanitarias que la CUP pone para alcanzar el pacto con Mas (29/09/2015)