Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 12:05

La UE ratifica el papel clave del coordinador de trasplantes español

Plantea la posibilidad de crear un registro europeo que siga la evolución del paciente trasplantado con una gran estadística general o bien referidas a cada órgano

Domingo, 04 de mayo de 2014, a las 13:58
Redacción. Madrid
La Comisión Europea ha hecho balance sobre el ‘Plan de Acción de Donación y Trasplante’ proyectado entre 2009 y 2015. El balance general es bueno y entre los principales logros se destaca la generalización de la figura del coordinador de trasplante, piedra angular del modelo de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) exportada al ámbito europeo.

La figura del coordinador

Se ha extendido grancias al intercambio de experiencias nacionales, y la práctica denota diferencias sobre la experiencia de los profesionales, la organización de los respectivos sistemas, las tareas que acomete, su formación, y el número de coordinadores por hospital /región / habitantes. En 2009, relata dicho informe, 23 de 27 Estados confirmaban la existencia de esta figura, mientras que tres años después se constataba su presencia en Croacia, Montenegro, Turquía y Suiza. De estos 30 países, 24 registraban su actividad en diferentes niveles a tiempo completo (2.220 profesionales de 2.464) en el hospital “o nivel local”, otros a nivel “nacional o regional”, y otro pequeño volumen de coordinadores ejecutan sus tareas en un “nivel interregional”.

El protagonismo que da la Comisión a esta medida para aumentar las tasas de donación y trasplante se refleja en el gráfico que aparece a continuación, donde el éxito de la implantación del coordinador de trasplantes se relaciona con la ratio de donaciones de pacientes fallecidos. España encabeza los países que lideran estos índices.

Fuente: ‘Plan de Acción de Donación y Trasplante’, Comisión Europea.


Donación en vivo

Los resultados en donación, trasplante en vivo y el desarrollo de nuevas modalidades también son positivos. En el primer caso, el informe europeo advierte de un aumento de un 16 por ciento en los últimos cuatro años, mientras que las intervenciones de riñón en vivo han crecido un 32 por ciento y se han extendido los trasplantes combinados como corazón-pulmón-intestino delgado. La donación en vivo es una de las principales apuestas de la ONT, y en la actualidad supone, en el caso del riñón, el 15 por ciento del total de trasplantes renales que se efectúan en nuestro país.

Las tasas de donación (de fallecidos) por millón de habitantes se han incrementado notablemente entre 2007 y 2012, tal y como aparece en el análisis europeo. Con España a la cabeza en ambos periodos (35,1 habitantes por millón en 2012), destacan los incrementos de Reino Unido (5 puntos), Polonia (5 puntos) o Noruega (4 puntos). Sin embargo, la Comisión considera más interesante el incremento  en vivo, notable en el caso de los trasplantes renales, donde destaca a los Países bajos, el Reino Unido, Suecia, o Noruega como Estados que ya sobresalían en este ámbito. Otros Estados como Finlandia, Hungría, Italia o España resaltan por su aumento pese a partir de ratios un poco más bajas que las anteriores.

Los datos de la Comisión hablan de dos tendencias en las regiones europeas en cuanto a la donación: mientras que en los países del sur se ha desarrollado de forma especial la procedente de ciudadanos fallecidos, en el norte se han procurado mayores resultados en el campo de la donación en vivo. Y en los órganos que proceden de pacientes fallecidos, la muerte cerebral es el más común de los casos, aunque que la muerte por asistolia también gana enteros en las estadísticas europeas. En esta línea, también se muestran las tasas españolas, en las que representa el 10 por ciento del total de donantes (40% en Madrid), siendo 21 los hospitales que ya participan de este tipo de donación.

Postrasplante

El informe identifica otros aspectos a considerar como la movilidad de los pacientes y el tráfico de órganos, para lo que la Comisión Europea insta a “promover” acuerdos específicos. El intercambio de órganos no ha merecido el suficiente interés por parte de los Estados miembros y es una asignatura pendiente que dicho documento pone de relieve. También se considera oportuna la evaluación de los resultados del postrasplante a nivel nacional para una posterior puesta en común contando con el asesoramiento de “asociaciones de profesionales”, se explicita de hecho la posibilidad de crear un registro europeo único o diversos en función del órgano del que se trate.


ENLACE RELACIONADO:

Acceda al balance realizado por la Comisión Europea