16 nov 2018 | Actualizado: 13:45
Jueves, 09 de mayo de 2013, a las 18:40

1. El Congreso quiere que los fisioterapeutas receten

-Mario Mingo: La posición del PP es muy coherente en este asunto; cuando se aprobó la indicación enfermera ya se presentó una enmienda para que los fisioterapeutas recetaran, que fue rechazada por el PSOE. Y ahora teníamos la obligación moral y política de llevar este asunto al Parlamento, para que los fisioterapeutas puedan indicar fármacos en el ámbito de su trabajo habitual. Ha habido un espíritu positivo de todos los grupos políticos, como se recoge en la enmienda transaccional, que recoge algo necesario para los fisioterapeutas y bueno para los pacientes.

Julio Sánchez Fierro, Mario Mingo, Antonio Otero y José Luis Álvarez-Sala.

-José Luis Álvarez-Sala: Si se autoriza prescribir a los fisioterapeutas, otras profesiones como podólogos, nutricionistas o terapeutas ocupaciones también querrán disponer de esta posibilidad. La prescripción es un acto inherente a los médicos, es su responsabilidad porque son quienes mejor conocen esta materia. Conozco los planes de estudio de muchas profesiones sanitarias, y creo que la prescripción farmacológica debe limitarse a la profesión médica.

-Antonio Otero: Comparto la opinión de Álvarez-Sala. Y me parece que poco tienen que hacer en el Congreso de los Diputados si se dedican a discutir esto, me parece un asunto innecesario en la actualidad. Si hablamos de fármacos sin receta, más razón todavía para que esto no deba ser legislado. Si el ciudadano puede comprar estos fármacos en la farmacia sin receta, ¿para qué darle vueltas a este asunto? Supone estropear un statu quo ya establecido. Estar en contra de que enfermeros o fisioterapeutas prescriban no significa querer coartar su desarrollo profesional. Hay que desarrollar sus áreas de competencia, y no entrar en si prescriben o no.

-Julio Sánchez Fierro: La prescripción de medicamentos es inherente a la profesión médica, la formación en Farmacología está acorde con el desarrollo pleno de sus competencias profesionales. La posibilidad de indicar, autorizar o prescribir en otras profesiones sanitarias no se puede  producir sin más, no tienen el mismo contenido formativo farmacológico que Medicina. Por eso hay que reforzar estos conocimientos en otros estudios. En el caso de la prescripción enfermera, el debate se ha centrado en el contenido y el nivel de formación complementaria. El acceso libre del ciudadano a ciertos fármacos no significa que dejen de ser medicamentos, y el consejo o la indicación nunca están de más.

2. Los estudiantes de Medicina piden rebajar el númerus clausus primero en la privada

-José Luis Álvarez-Sala: El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina pide reducir el número de estudiantes de Medicina de primer año; la Conferencia de Decanos lo llevamos reclamando desde hace una década. La Unión Europea recomienda un alumno por cien mil habitantes, lo que supone una cifra aproximada de 5.000 alumnos de primero en España, cuando ahora hay unos 7.200-7.500. A esto hay que sumarle el aumento desmesurado de facultades de Medicina, teniendo ahora mismo 41 en nuestro país. Mientras que las facultades públicas han reducido sus estudiantes de primero de Medicina en los últimos años, en las privadas ha crecido un 62 por ciento desde hace cinco.

-Antonio Otero: Suscribo al cien por cien lo que acaba de decir Álvarez-Sala. Debemos estar muy orgullosos del Consejo de Estudiantes, sus presidentes y equipos directivos de los últimos años han tenido un altísimo nivel, confío en que ellos puedan hacer lo que nosotros no hemos sabido. Yo creo que este asunto del acceso a las facultades es ideológico. El acceso a las públicas es muy selectivo, solo entran los más brillantes, e incluso se quedan fuera los muy brillantes; en las privadas entran sin ese expediente académico, el factor de acceso es el económico; es un asunto ideológico que se debe tener en cuenta.

-Julio Sánchez Fierro: En este tema hay unos problemas previos de planificación por encima de cualquier circunstancia ideológica. Ha faltado planificación en la promoción de centros universitarios, 41 facultades de Medicina no indica que el sector público esté actuando en términos sostenibles, se ha producido un crecimiento irracional, y si hay un problema ideológico, es por querer tener una facultad de Medicina en cada provincia. Y hay un problema de planificación en los recursos humanos, no se ha tenido en cuenta el relevo generacional que se va a producir en los próximos años. Y quiero entender que la Aneca establece las mismas reglas para todos, facultades públicas y privadas.

-Mario Mingo: En los últimos años he escuchado opiniones contradictorias a representantes de universidad y de colegios sobre este asunto. Al final no queda muy claro si necesitamos o no más médicos y enfermeros que hace cinco años, por ejemplo. Antes contratábamos profesionales sanitarios extranjeros, ahora los mejores estudiantes s van fuera. Tengo muchas dudas en este sentido, pero un par de certezas: hay que cambiar el modelo de enseñanza de los estudiantes de Medicina para prepararles para que sean buenos médicos generales y en todo el territorio nacional, y hay que potenciar al estudiante con vocación.

3. Los sindicatos convocan huelga contra la externalización de hospitales madrileños

-Antonio Otero: Por una convicción personal profunda, creo que el médico nunca se debe poner en huelga. Aunque pueda sonar a soberbia, no me gusta que hagamos huelga. El médico debe resolver los problemas en los despachos, pero para ello los despachos deben dejar entrar a los médicos. Parece que en Madrid las cosas no se han hecho bien, la crisis económica ha llevado a tomar decisiones sin contar con el acuerdo de los profesionales sanitarios. Existe una contestación general contra las medidas que se han aprobado, lo que ha generado el enfado del colectivo, de los usuarios y un aumento de las listas de espera.

-Julio Sánchez Fierro: Los motivos que se esgrimen en esta convocatoria son muy diversos, se mezclan problemas de otras categorías de profesionales sanitarios. Estos asuntos son más propios de negociaciones en cualquier convenio colectivo. No sé si es bueno mezclar todo, puede dar lugar a una imagen distorsionada. Hay una mesa de negociación con unas reglas de juego. La atención sanitaria requiere un cuidado muy singular, los ciudadanos serán quienes juzguen finalmente lo que está ocurriendo. Veremos la respuesta a estas convocatorias de huelga en cuanto a seguimiento y aceptación ciudadana.

-Mario Mingo: Tengo un máximo respeto hacia todos los sindicatos que convocan una huelga, todos tienen derecho a elegir cómo defienden sus intereses. Los sindicatos defienden sus intereses, lo que no quiere decir que sean los intereses de los ciudadanos. El político debe cuidar del dinero del ciudadano por el bien de la asistencia sanitaria. Madrid externaliza la gestión de unos hospitales porque así se reduce un 20 por ciento el coste, y se hace con una acreditación y evaluación constantes. Los ciudadanos deberán valorarlo. Es una decisión política que se ha tomado en otros lugares y allí no se han convocado huelgas.

-José Luis Álvarez-Sala: Que un médico haga huelga no me gusta nada, no hacer una huelga es inherente a la profesión médica. Las convocadas hasta ahora han disparado las listas de espera en Madrid. Lo que sí es cierto es que las decisiones sanitarias adoptadas en Madrid han puesto de acuerdo a distintas ideologías. Percibo una sensación de desmotivación, de falta de ilusión, algo que es característico del médico. Veremos si la calidad asistencial sigue siendo la misma, y veremos la respuesta de los ciudadanos cuando haya unas nuevas elecciones. Y si los hospitales de gestión externalizada gastan 500 euros por cápita, y los de gestión tradicional, 1.500 euros, o estamos tirando el dinero o la calidad no es la misma.