12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

La subida del IVA supondrá un incremento del coste de casi 5 millones para el SCS

Este pasa del 10 al 21 por ciento para cumplir una directiva europea

Martes, 09 de diciembre de 2014, a las 22:41
Redacción. Santander
La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria estima en unos 4,7 millones de euros el incremento del coste para el Servicio Cántabro de Salud (SCS) por la subida del tipo impositivo del IVA del 10 al 21 por ciento para determinados medicamentos y productos farmacéuticos y sanitarios.

Así lo ha señalado este martes en el Pleno del Parlamento la consejera del ramo, María José Sáenz de Buruaga, quien ha asegurado no obstante que el presupuesto de gasto de este departamento está "preparado" y puede consignar fondos "suficientes" para afrontar el previsible incremento derivado de la subida del tipo impositivo del IVA.

Y lo puede hacer, según ha detallado, por una doble vía: el incremento de recursos (que han aumentado más de 2 millones) y la reducción de costes que se viene registrando en los últimos años a consecuencia, ha dicho, de una mayor eficacia en la gestión.

En su intervención en la Cámara, en respuesta a una batería de preguntas del PRC, Sáenz de Buruaga ha dejado claro que el incremento del tipo impositivo de una "obligación legal", ya que obedece a una sentencia de la justicia europea según la cual el tipo reducido que aplicaba España a determinados sustancias y productos sanitarios era contrario a la directiva comunitaria, de ahí la resolución de subir del 10 al 21 por ciento dicho tipo.

Tras admitir que este pronunciamiento de la Unión Europea -en enero de 2013- que implica una subida de 11 puntos supuso una "pésima noticia para todos", en especial para las comunidades autónomas, porque se "agrava" la situación financiera y de endeudamiento de sus sistemas de salud, Sáenz de Buruaga ha recordado la creación de un grupo de trabajo para "minimizar" el impacto de la subida fiscal y, también, "dilatar" la entrada en vigor de la medida, que se comenzará a aplicar el próximo 1 de enero.

Al hilo de lo anterior, la también vicepresidenta cántabra ha admitido que si bien un incremento de la factura sanitaria incide en una menor capacidad de compra, ha puntualizado que dicho impacto es "muy distinto" y, en todo caso "menor", que si se hubiera producido en 2013, en pleno proceso de consolidación fiscal.

Con ello, ha resaltado que el presupuesto es un instrumento "dinámico" que va a permitir ajustar las previsiones a la situación "real" y a las "necesidades", ha garantizado la titular de Sanidad, convencida de que el 2015 se va a cerrar al igual que ha hecho el PP en ejercicios anteriores: "haciendo frente a cualquier insuficiencia presupuestaria" que se genere y "sin dejar ninguna factura en el cajón".

Sáenz de Buruaga ha admitido, ante las preguntas formuladas por la diputada regionalista Alodia Blanco, que no está prevista ningún tipo de compensación directa por parte del Estado, aunque lo es la derivada de una mayor recaudación por los impuestos.

A este respecto, y sobre las previsiones de ingresos en los presupuestos de 2015, se esperan unas entregas a cuenta por el IVA de más 408 millones, que representan el 32 por ciento de los ingresos tributarios y el 16 por ciento del total, lo que supone un incremento de las entregas a cuenta del 9 por ciento respecto a 2014, ha finalizado.