18 nov 2018 | Actualizado: 19:00
Miércoles, 11 de julio de 2012, a las 19:39
EL MEDICAMENTO QUEDA AL MARGEN POR TRIBUTAR A UN TIPO SUPERREDUCIDO
La subida del IVA afecta a clínicas privadas y a la tecnología
Desde la FNCP y el IDIS advierten de que dificultará “la supervivencia económica de muchos centros”

Redacción. Madrid
La subida del IVA anunciada este miércoles por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no afectará a los medicamentos, que se encuentra dentro de tipo superreducido, el que grava los productos de primera necesidad, en el 4 por ciento, y el único que se mantiene. Suben el resto de tipos, tres puntos el general (del 18 por ciento al 21 por ciento) y dos puntos el reducido (del 8 por ciento al 10 por ciento).

Humberto Arnés, director general de Farmaindustria; Margarita Alfonsel, secretaria general de Fenin, y Gabriel Uguet, presidente de la FNCP.

Inicialmente, exentos de esta subida se encuentra los medicamentos para uso humano, formas galénicas y algunas sustancias medicinales, así como prótesis, órtesis e implantes internos para personas con minusvalías. Por el contrario, otros productos de uso sanitario, higiene corporal o dermocosmética, así como la asistencia sanitaria y los productos de diagnóstico tendrán un cambio en su tributación. Por tanto, subirán del 8 al 10 por ciento las lentillas, gafas graduadas, elevadores para minusválidos y para el diagnóstico de enfermedades; además, afectará a la asistencia sanitaria, servicios dentales y curas termales.

También afectará a productos sanitarios como las vitaminas y suplementos, además a aquellos materiales, equipos o instrumental que se utilicen para prevenir, diagnosticar, tratar, aliviar o curar enfermedades o dolencias como tensiometros, podómetros o fonendos de uso más especializado, y aquellos de uso cotidiano como las tiritas o las gasas.

Mientras, dentro de los considerados de lujo, con una subida del 18 al 21 por ciento, se encuentra los cosméticos y algunos productos de higiene como las compresas y tampones. Además, afectará a aparatos para diagnóstico y seguimiento de embarazos.

De este modo, son varios los sectores que se verán nuevamente afectados dentro del sector sanitario, es el caso de los farmacéuticos, las empresas de tecnología sanitaria o las clínicas privadas, que verán sometidos sus productos a una nueva imposición fiscal.

Tecnología sanitaria, dudas con la vista puesta en Europa

En el caso de la tecnología sanitaria son varias las dudas que quedan por resolver. Los productos que desarrolla y comercializa este sector están gravados con el tipo reducido, que hasta ahora era del 8 por ciento. Por ahora, y hasta que el Consejo de Ministros no apruebe este aumento, el sector prefiere mantener una actitud cautelosa, si bien advierten de su preocupación. 

Sin embargo, la cuestión de fondo no es tanto si esta subida repercutirá sobre los productos de tecnología sanitaria, sino si continuarán con este gravamen o pasarán al tipo general del 21 por ciento, como reclama Europa. En este sentido, hay que recordar que el Tribunal de Luxemburgo dirime un conflicto entre España y las autoridades comunitarias que reclaman al Gobierno español que se aplique el tipo impositivo máximo a este tipo de productos, con excepción de aquellos que están destinados a personas con discapacidad.

La FNCP advierte de que dificultará “la supervivencia económica de muchos centros”

La Federación Nacional de Clínicas Privadas entiende que esta subida “perjudica de forma especial” a los centros sanitarios privados que, por otra parte, afirman, “no cobran IVA a sus clientes”. Sin embargo, sí tienen que pagar IVA a los proveedores de productos y servicios, “por lo que esta subida será íntegramente soportada por el centro y no por el cliente final como en el resto de sectores”, advierte.

Este sector ha visto reducido su margen de beneficios debido en parte a la reducción de los conciertos sanitarios con la comunidades autónomas; al déficit de la Administración que ha provocado el incremento de los plazos de pago por parte de las administraciones; y a la crisis económica general que ha afectado al uso de sus servicio por parte de la población.

Entre las consecuencias de la subida del IVA, destacan la reducción de los márgenes de beneficio de los centros sanitarios privados, "ya de por sí muy ajustados, por lo que la supervivencia de muchos correrá serio peligro".

Juan Abarca, secretario general del IDIS.

El IDIS prevé despidos y cierre de hospitales

El Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) asegura que la subida del IVA anunciada por el Gobierno va a conllevar una reducción de los márgenes de beneficio y una caída de los ingresos para el sector de la sanidad privada, lo que supondrá desde una reducción de las plantillas al cierre de algunos centros hospitalarios. "Puede suponer un desastre", ha advertido.

Según explica el Instituto en una nota, las empresas de este sector no pueden deducirse el IVA pero, sin embargo, han de soportarlo como un gasto más, ya que en los servicios de hospitalización y asistencia sanitaria no se repercute este impuesto. Esto conllevará que la subida tenga que ser soportada íntegramente por los centros y no por el cliente final como ocurre en el resto de los sectores, lo que supondrá una reducción de los márgenes de beneficio.