Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Miércoles, 07 de marzo de 2012, a las 22:31

Redacción. Murcia
El Hospital de Santa Lucía de Cartagena abrirá este mes la segunda Unidad de Ictus de la Región, que acogerá a pacientes de las Áreas 2 y 8 de Salud y servirá de apoyo a la Unidad de Ictus del Hospital General Universitario Virgen de La Arrixaca de Murcia, la única de referencia existente hasta ahora para toda la Región.

Magina Blázquez.

Esta unidad se encuadra dentro del Programa Integral de Atención al Ictus de la Región de Murcia 2008-2011 de la Consejería de Sanidad y el Servicio Murciano de Salud (SMS), en el que se incluye como objetivo, entre otros, la creación de equipos de Ictus en los hospitales dependientes del SMS.

La directora general de Asistencia Sanitaria, Magina Blázquez, ha resaltado “la trascendencia de la apertura de esta segunda unidad especializada regional, que supone un paso más en la lucha contra el ictus, del que cada año se registran unos 3.300 casos y es la primera causa de muerte específica en la Región”.

Blázquez ha señalado que la nueva unidad de ictus supondrá un “valor añadido” en la cartera de servicios del Hospital de Santa Lucía, y “garantizará la continuidad en la atención urgente a los pacientes en el momento de sufrir un ictus en fase aguda, además de permitir un control más exhaustivo de las constantes del paciente a través de una monitorización neurológica no invasiva”.

El último estudio realizado por el Servicio de Neurología del Área 2 de Salud toma como muestra los datos del año 2010, en el que se atendió a 414 pacientes con ictus, cifras que están en línea con la tasa media regional, según han informado fuentes del Ejecutivo murciano en comunicado de prensa.

De ellos, aproximadamente un diez por ciento fueron hemorragias y un 90 por ciento ictus isquémicos. Dentro de las hemorragias, las mujeres supusieron un 40,6 por ciento de los casos y, en los ictus isquémicos, un 42,1 por ciento. En cuanto a la edad media, en las hemorragias fue de 71 años, y de 73,5 años en los ictus isquémicos.