Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

La sanidad no tuvo culpa en el ‘batacazo’ del PSOE el 22-M

En Castilla-La Mancha, Aragón, o Extremadura una mayoría de ciudadanos señalan su gestión sanitaria como “muy buena” o “buena”

Domingo, 25 de septiembre de 2011, a las 21:22

Redacción. Madrid
El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado un estudio postelectoral de las elecciones autonómicas del pasado 22 de mayo. Un repaso a las respuestas de los ciudadanos puede servir para hacer una interpretación de qué peso tuvo la sanidad en el vuelco electoral de aquella cita, en la que el PSOE perdió los gobiernos de Baleares, Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón, Cantabria y el Principado de Asturias.

Los exconsejeros Noeno (Aragón), Mejuto (Extremadura) y Lamata (Castilla-La Mancha).

La primera pregunta en la que interviene la sanidad se refiere a la labor que hicieron los respectivos gobiernos autonómicos en diferentes temas durante la pasada legislatura. La sanidad, a rasgos generales, sale bien parada, solo superada en ocasiones por las infraestructuras.

Llama la atención que en comunidades como Castilla-La Mancha, Aragón o Extremadura, donde el PP arrebató el poder al PSOE, la política sanitaria que realizaron los socialistas ha sido considerada a posteriori como ‘muy buena’ o ‘buena’ por el 56, 54, y 51 por ciento de la población, respectivamente.

En otros ‘feudos’ socialistas perdidos, como Baleares o el Principado de Asturias, la labor sanitaria llevada a cabo por los Ejecutivos salientes ha rozado la ‘mayoría absoluta’ en cuanto aprobación ciudadana, ya que para el 49 y el 47 por ciento, respectivamente, ha sido ‘muy buena’ o ‘buena’. La que peor nota saca es la cántabra, que reúne la aprobación del 44 por ciento de los ciudadanos.

Navarra la mejor, y Canarias la peor

Dejando las comunidades que perdió el PSOE al margen, nos encontramos con que la gestión sanitaria del anterior Gobierno de Navarra es la mejor considerada por los ciudadanos, con un 59 por ciento de ellos que la define como ‘muy buena’ o ‘buena’. En el lado opuesto la desarrollada en Canarias durante la pasada legislatura, que solo merece buena nota para el 20 por ciento de los encuestados. En la primera gobernó UPN con el apoyo de UPN, y en la segunda el PP y Coalición Canaria se repartieron el poder.

Donde gobernó el PP en solitario en el periodo 2007-2011, nos encontramos con ejemplos sobresalientes, como el de La Rioja, donde un 52 por ciento de los ciudadanos señalan como ‘muy buena’ o ‘buena’ la labor hecha por el Ejecutivo regional en sanidad, y con otros peor calificados, como los de Comunidad de Madrid, Región de Murcia, Castilla y León y Comunidad Valenciana, donde dan su visto bueno a la gestión sanitaria un 41 por ciento en el caso de las dos primeras, y un 40 y un 39 en el de las otras dos.