Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:40

La Sanidad española en democracia: 35 años de actualidad

El autor, José María Catalán Sesma, es periodista y ha trabajado en prensa escrita y radio

Viernes, 21 de diciembre de 2012, a las 17:43

Javier Barbado. Madrid
La España democrática comienza en junio de 1977 con las primeras elecciones merecedoras de ese apellido y que ganó la Unión de Centro Democrático (UCD) de Adolfo Suárez. Solo un año después, con Enrique Sánchez de León como primer ministro de Sanidad y Seguridad Social (con permiso de Federica Montseny, que fue nombrada como tal en plena Guerra Civil), el Boletín Oficial del Estado (BOE) publica la creación de esa cartera (con sede física provisional en la de otro Ministerio) y la del Instituto Nacional de la Salud (Insalud). Al mismo tiempo, la Constitución abre la puerta en su articulado a la transferencia progresiva de las competencias en materia sanitaria, y Cataluña, en 1981, es la primera en hacerla efectiva.

En consecuencia, parece justificado el título escogido por el periodista José María Catalán Sesma para una obra recién publicada: “35 años de Sanidad democrática en un mundo cambiante”, que recopila, por riguroso orden cronológico e indudable estilo periodístico, la narración abreviada de acontecimientos destacados en el sector en ese intervalo de tiempo, y, de forma paralela, los de la actualidad nacional e internacional que ayudan a contextualizar los hechos año por año.

La obra, de 380 páginas y editada por el Instituto de Comunicación Científica, destila originalidad por cuanto procede de la experiencia personal del autor como periodista especializado, y, de hecho, él mismo ha reconocido a este periódico que sus archivos personales han constituido la principal fuente documental y bibliográfica utilizada. Eso y la vivencia en primera persona de sucesos como, por ejemplo, el Golpe de Estado el 23 de febrero de 1981, del que aporta su visión como testigo privilegiado del pronunciamiento. Y en lo que atañe a la Sanidad, la sucesión de noticias revela el porqué de muchas cuestiones que aun hoy se encuentran de plena actualidad, como las recomendaciones del Informe Abril Martorell, aprobado en julio de 1991, en las que se habla, por primera vez, de separar la financiación (pública) de la provisión (pública y privada) de los servicios asistenciales sanitarios o de la conversión de los hospitales en sociedades estatales de Derecho Privado. O, más atrás en el tiempo, la repercusión del síndrome tóxico por aceite de colza adulterado y la pandemia mundial del sida en los años ochenta, por citar solo dos sucesos de indudable interés informativo.