Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

La Ribera participa en un ensayo de antivirales para hepatitis C

Entre sus ventajas, reducir la duración del tratamiento a la mitad

Lunes, 30 de septiembre de 2013, a las 12:40

Redacción. Alzira
El Hospital de La Ribera participa en la actualidad en el ensayo clínico de dos novedosos fármacos, el faldaprevir y el deleobuvir, que podrían elevar hasta el 80 por ciento el índice de curación de la hepatitis C, una de las enfermedades infecciosas más extendidas en el mundo.

Manuel Marín, gerente.

El Hospital de Alzira, junto con otros cinco centros sanitarios de España, es miembro de esta red de investigación internacional en la que también participan diversos hospitales de Asia y América. En este sentido, varios pacientes del Hospital de La Ribera que presentan esta patología infecciosa y que han sido seleccionados previamente recibirán estos dos nuevos fármacos en los próximos meses. Así, como miembro de este ensayo, el centro de Alzira es responsable del estudio de observación y evaluación, encargándose de completar la información relativa a este medicamento en cuanto a su efectividad, su seguimiento y sus efectos secundarios en los pacientes.

El faldaprevir y el deleobuvir, en combinación con la ribavirina –un medicamento que ya se comercializa– actuarían como inhibidores de la polimerasa y la proteasa (es decir, como antiviral de la hepatitis C) que, según los especialistas, podrían aumentar las posibilidades de erradicar este virus. En la actualidad, el tratamiento estándar contra la hepatitis C presenta una eficacia que ronda el 40-50 por ciento en el caso de pacientes solo con hepatitis C, y apenas llega al 35 por ciento en los que presentan hepatitis C y VIH.

Asimismo, aparte de su mayor eficacia, otra de las ventajas de administrar este inhibidor a los enfermos hepáticos sería que el tratamiento se reduciría a la mitad (un semestre frente al año que dura el tratamiento actual). Igualmente, con este nuevo fármaco se minimizarían los efectos secundarios ya que se evitaría que el paciente desarrollase posibles problemas de anemia, malestar general o dolor músculo-esquelético, lo que supondría una importante mejora en su calidad de vida.  

De acuerdo con Ángel Aguilar, médico del Hospital Universitario de La Ribera e investigador principal de este estudio, “los resultados son alentadores ya que hasta ahora se han probado en un importante número de pacientes con enfermedad hepática y el faldaprevir y el deleobuvir han demostrado una buena tasa de respuesta vírica”.

El estudio multicéntrico de este nuevo fármaco se encuentra actualmente en la Fase III de la Investigación, que consiste en evaluar la eficacia del tratamiento en enfermos tras haber revisado todas las medidas de seguridad hacia los pacientes que reciben el medicamento. Por tanto, el faldaprevir y el deleobuvir aún requieren superar esta fase para su posterior aprobación por parte de las Agencias Reguladoras.

Cabe destacar que los ensayos clínicos son los estudios que, previos a la comercialización, los investigadores llevan a cabo sobre un determinado fármaco para demostrar que el tratamiento nuevo es eficaz y seguro. Para ello, los ensayos deben superar hasta 3 fases para posteriormente ser lanzados al mercado farmacéutico.